Escucha esta nota aquí

Aunque con pocas unidades, los microbuses del servicio de transporte público retomaron sus actividades este miércoles en la capital cruceña, tras haber cumplido un paro y bloqueo de 24 horas. No obstante, en las provincias cruceñas continúan los bloqueos de carreteras.

El sector del transporte cooperativizado de Santa Cruz, conformado principalmente por minibuses y truffis, anunció que irán al paro y bloqueo indefinido hasta que el Gobierno atienda sus demandas referidas, principalmente, a la ampliación de seis meses del diferimiento de créditos bancarios.

El presidente de la Federación Departamental de Cooperativas de Transporte (Fedetrans), Ronald García, dijo a EL DEBER que el sector cooperativizado bloqueará diferentes puntos del departamento y de la capital, evitando así que los micros del servicio público urbano trabajen, ya que se había acordado extender el paro y el bloqueo de vías. 

Así, desde las 8:00 se observó a algunos transportistas pinchando las llantas de micros que circulaban con pasajeros por el tercer anillo. 


"Vamos a bloquear diferentes lugares de la ciudad y no vamos a dejar trabajar, si los vemos (a los micros), vamos a pincharles las llantas", advirtió García, a tiempo de censurar que haya una contradicción con la postura del transporte sindicalizado.

Entretanto, Aldo Terrazas, líder del transporte urbano de Santa Cruz, anunció que la Brigada Parlamentaria Cruceña tomará parte de la reunión convocada por el Ministerio de Economía para hoy a las 14:00 en La Paz, donde se abordará este asunto y se buscará el diálogo para evitar que el paro se prolongue y perjudique a la población y a los sectores económicos.

"El sector interprovincial ha decidido esperar los resultados de la negociación de esta tarde y por eso continúan las medidas de presión. Aparentemente, la solución se va a dar en el transcurso de la tarde. Una parte de las líneas de micros han salido a trabajar, pero si no hay solución, los choferes urbanos se van a plegar inmediatamente", explicó Terrazas.

En las provincias, el transporte libre y el cooperativizado mantuvieron los piquetes de bloqueo de rutas, aunque dieron un cuarto intermedio por algunas horas. Esto ocurrió en Cuatro Cañadas y en Puerto Paila.

En el puente de río Grande, ruta a Pailón, los pasajeros tuvieron que hacer caminatas de hasta tres kilómetros para encontrar un vehículo que los traslade hasta la capital cruceña, algo que se repite en otros ingresos a la ciudad. El perjuicio también lo viven los productores, ya que no se puede movilizar la producción y hay temor por las pérdidas que acarrea la movilización, tal es el caso del sector lechero de la provincia Ichilo.

Comentarios