Escucha esta nota aquí

La verificación de datos de las boletas censales del recuento de vendedores ambulantes del mercado Los Pozos entra en la recta final, pues se tiene el 90% del trabajo, el cual se estima concluir el lunes y el miércoles se podrán conocer los datos preliminares.

A raíz de múltiples problemas, incluidos datos inflados de la cantidad de comerciantes, dio origen a esta etapa con el fin de obtener cifras reales y confiables, así lo dio a conocer el encargado del censo gremial, Juan Carlos Rodríguez.

Son 18 las asociaciones de gremiales que acogen a 3.964 vendedores, de ellas nueve son las más antiguas y las más numerosas, por ello también se verificará a las nuevas que tienen poca cantidad de socios, acotó Rodríguez.

La vecina María Parada, que vive en la calle Quijarro, entre Charcas y Suárez Arana, relató que la semana pasada, tras que se inició este recuento, en su calle apareció una tercera hilera de ambulantes, evidenciándose que hay una avivada de las asociaciones para obtener más puestos en el nuevo mercado que se construye en la avenida Alemania, casi octavo anillo.

Marco Gálvez, del control social de la junta vecinal El Arenal, donde está situado el mercado Los Pozos, indicó que se nota que hay desdobles de los puestos para poner en ellos a hijos y demás parentela de los ambulantes.

“Hemos visto gente nueva asentada en determinadas horas en las calles de Los Pozos, que cuando se van los que realizan el censo desaparecen, por ello pedimos que haya especial cuidado a la hora de hacer la verificación de datos”, anotó el dirigente vecinal.

VENTAS TÍPICAS

Las que se estaban quedando fuera del registro censal eran las vendedoras de tujuré, cuajadilla, gelatina de pata y de refrescos de frutas típicas, las cuales se han establecido desde hace 40 años cerca del cupesí, en la calle Suárez Arana.

Son vendedoras de productos tradicionales cruceños que por el solo hecho de no estar en una asociación gremial estaban siendo ignoradas, como junta vecinal hemos insistido ante la comuna para que repare esa omisión”, agregó Gálvez.

A su turno, Rodríguez aseguró que se hizo una ficha especial para inscribir a estas comerciantes del acerbo culinario y para incentivar a que se asocien. “En los alrededores de Los Pozos no pasan de 30 personas, las cuales en el futuro deben asociarse para defender sus derechos”, agregó.

Hemos cumplido con los requisitos que nos pidieron en la Alcaldía, esperamos que el martes nos entreguen nuestras fichas”, dijo emocionada Cristina Égüez, que junto con su hermana María, y las descendientes de esta, vende tujuré y cuajadilla desde hace cuatro décadas en la calle Suárez Arana. Al igual que ellas, las descendientes de Sinforosa Lafuente, que incluye a su hija Janet Gumucio y a sus nietas María Fernanda y Janet Alejandra Mejía, y otras vendedoras, recibirán su certificación de parte de la comuna.

Comentarios