Escucha esta nota aquí

El chofer del bus de la flota Naser que puso en peligro la integridad física de 46 pasajeros al conducir en estado de ebriedad en la ruta Oruro-Santa Cruz, está siendo procesado por el delito de conducción peligrosa y en el transcurso de las próximas horas será puesto ante un juez cautelar por parte de la Fiscalía de Tránsito.

La Ley 259 de Control al Expendio y Consumo de Bebidas Alcohólicas, en el artículo 34, castiga con la suspensión temporal de un año al conductor detectado manejando borracho, y con la suspensión definitiva, si reincide.

En este caso, el mayor Gary Sarmiento, jefe de Tránsito en la terminal Bimodal, espera que el juez del proceso dicte la sanción administrativa correspondiente, además de la sanción penal.

A decir de Sarmiento, al margen de cualquier decisión judicial, el conductor infractor ha sido registrado en la lista negra de la terminal cruceña, lo cual significa que está vetado para volver a conducir un bus dentro del territorio departamental.

El chofer de la flota Naser fue descubierto la madrugada del sábado conduciendo en estado de ebriedad por los pasajeros que, en inmediaciones de El Sillar (trópico de Cochabamba), lo obligaron a detenerse y le quitaron las llaves del bus, pues ya había raspado el motorizado tres veces con otros vehículos de alto tonelaje.

“No vamos a tolerar este tipo de conducta. Asimismo, pedimos responsabilidad social a la empresa para seleccionar a su personal a fin de garantizar el servicio a la gente”, dijo el comandante de la Policía, Igor Echegaray.

Comentarios