Escucha esta nota aquí

El coliseo del penal de Palmasola será habilitado como un área de aislamiento para los contagiados del coronavirus, donde se instalarán 100 camas. Así lo hizo conocer el viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaria a tiempo de confirmar que 25 personas ya fueron diagnosticadas como positivos al virus, durante una entrevista telefónica realizada en el programa Qué semana de EL DEBER Radio.

Santamaría precisó que ya se han ingresado al reclusorio, el más grande y poblado del país, 20 camas y que en el transcurso de la tarde de este sábado se complementará el equipamiento para ese ambiente. "Hemos implementado en la ventilación del lugar y ahora estamos coordinando con la Alcaldía y la Gobernación para tener listo el espacio", explicó la autoridad gubernamental y añadió que ya se acordó realizar la desinfección permanente de áreas comunes dentro del penal.

También se ha establecido el ingreso de un consultorio móvil dentro del penal, en el cual se pueda atender las afecciones en salud de los presos, además de la presencia de dos brigadas médicas para ayudar en las atenciones que son requeridas en este momento de emergencia. 

El secretario de Gobierno de la Gobernación cruceña, Vladimir Peña, el viernes por la noche hizo conocer que las brigadas médicas movilizadas al penal atendieron hasta esa jornada 172 pacientes, que se tomaron muestras para Covid-19 a 45 internos y confirmó que 25 personas ya fueron diagnosticadas como positivos al virus. 

La autoridad departamental también confirmó que dos de los cuatro reclusos que fallecieron la semana que termina estaban con coronavirus y agregó que ya dentro del reclusorio, en el área de la guardería y en la posta que hay en régimen abierto, había 22 aislados del resto de la población penal.

Peña precisó este sábado que hay 16 internos que fueron llevados a tres centros de salud de la capital y que dentro de régimen abierto se habilitará un espacio para los reos sospechosos de portar el coronavirus y que fuera de este lugar, se tendrá un ambiente para los confirmados con el Covid-19. 

Finalmente la autoridad departamental dijo que se ha coordinado con los operadores de justicia para que en los siguientes días se pueden realizar audiencias y sacar del reclusorio, con medidas sustitutivas a la detención preventiva, a personas con enfermedades graves y a las mujeres embarazadas.

"Las cárceles son una bomba de tiempo", afirmó Santamaría, a tiempo de calificar a la saturación o sobrepoblación carcelaria como un aspecto que complica aún más el problema que ahora se enfrenta en Palmasola. De acuerdo con las estimaciones del viceministro, el penal podría superar los 100 reclusos positivos al Covid-19 y añadió que en este momento se está realizando un seguimiento a 64 reos, que fueron contactos directos de algunos de los positivos y de los fallecidos que portaban el virus.

Con respecto a la situación del resto de las cárceles en el país, Santamaria dijo que no hay inconvenientes en ningún otro penal y que las sospechas de personas enfermas en los penales de Villa Busch (Pando) y de Puerto Suárez, fueron descartadas por las autoridades de Régimen Penitenciario luego de haber realizado sus pruebas de laboratorio.