Escucha esta nota aquí

 Reinerio Vargas, vicerrector de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (UAGRM), habló del referéndum universitario de hace pocos días atrás, pero también no dejó pasar la oportunidad para fijar su postura respecto al escándalo del Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana (CEUB), la polémica por dirigentes universitarios 'dinosaurios' y el manejo de grandes sumas de dinero, en donde el nombre de Max Mendoza, un estudiante de 54 años de la universidad San Simón, que se prorrogó en el cargo, estuvo en los titulares del país toda la semana.

Sobre el caso específico de Max Mendoza, el vicerrector aseguró que en los siete meses que él y el rector Vicente Cuéllar llevan como autoridades, han cuestionado el mal manejo del Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana (CEUB), porque de acuerdo al estatuto, "el CEUB está para hacer academia, no política, ya que da las directrices de todo el sistema universitario, y estos sinvergüenzas han hecho mal uso, se designaron, y alguien tendrá que pagar por eso", arremetió.

Explicó que Mendoza, sin capacidad moral ni ética, ni el conocimiento necesario, actuó de una manera nefasta, en beneficio propio, y utilizando esta instancia (CEUB) de forma política. 

Por todo esto es que, aseguró, una de las fuertes propuestas que "llevaremos, 
es que un delegado de Santa Cruz ocupe el cargo de presidente del CEUB. Pero aparte queremos que se reinstale (el congreso de las universidades), que se limpie la cara, que ya no aparezcan estos señores que dañan al sistema universitario".

También denunció que la CEUB los perjudicó. "Nos hicieron hablar con el Gobierno de forma individual, nos dividieron a las 11 universidades públicas de Bolivia, y cada una ha tenido que pelear, cosa que debió hacer el CEUB", aseveró, aludiendo al proyecto de ley que afectaba a las autonomías, tanto departamentales como municipales, y de la universidad.

Vargas reconoció que el quiebre en el sistema universitario se dio en 2018, cuando tuvo que suspenderse por un mes el Congreso Universitario de Potosí por la muerte de un estudiante de la Universidad de El Alto (UPEA). Sin embargo, la suspensión se prolongó por cuatro años, periodo aprovechado por Max Mendoza y otros dirigentes. "Fue entonces cuando hicieron arbitrariedades", criticó.

El vicerrector reconoció que las Federaciones Universitarias Locales (FUL) de las distintas casas de estudios superiores del país, de donde salen los dirigentes, se han convertido en nicho oportuno para el Movimiento al Socialismo (MAS)pero aseguró que uno de los pocos lugares donde no pudieron hacer eso fue en Santa Cruz.

Reinerio Vargas aseveró que, a través del video que Max Mendoza difundió por redes sociales, trató de boicotear el congreso universitario que se realizará en Potosí desde este lunes 23 de mayo, pero adelantó que, una vez reinstalado el congreso, se exigirá la expulsión de Mendoza de todo el sistema universitario, y que una vez expulsado, "tampoco se  perdonará lo mal que hubiesen actuado los otros dirigentes. Vamos a exigir una auditoría", dijo.

También indicó que es necesario poner un tope a la permanencia como candidatos para ser electos en ciertas instancias dirigenciales, "siete u ocho años como máximo", agregó.

Otra propuesta de fondo de la Uagrm, es la jubilación, considerando que uno de los problemas de la universidad boliviana es el económico. Según Vargas, hay mucha gente que quiere jubilarse, pero no lo hace porque en este momento ninguna universidad está en la capacidad de finiquitarlos, y que para eso, dependiendo de los años de antigüedad, se requieren entre Bs 250 y 300 mil por persona. "En Santa Cruz hay por lo menos 200 administrativos que de forma voluntaria quieren jubilarse, y también algunos docentes", informó.

Referéndum en la Uagrm

Como un hito histórico. Así catalogó al referéndum universitario realizado en la Uagrm el vicerrector de esta casa de estudios superiores, Reinerio Vargas.

En entrevista con El Deber Radio, la autoridad académica resaltó la contundente respuesta de la población docente y estudiantil, que con más de 80% dijo no a la reelección del rector.

"El referéndum debió realizarse ya hace tres años, pero lamentablemente no lo hicieron las anteriores autoridades y nosotros nos habíamos comprometido", agregó.

Según Vargas, lo que se busca es la renovación, y es bueno que se sepa que Santa Cruz ya avanzó mucho en eso. Aseguró que en la Uagrm no se encuentran dirigentes con la antigüedad de Max Mendoza, porque el estatuto ya habla de que no pueden ser candidatos a la dirigencia estudiantil con más de ocho años en la universidad. "Sí, tenemos gente que está más de diez, hasta 13 años, pero no pueden ser dirigentes con más de ocho años de permanencia", aclaró.

También abordó la matrícula diferenciada, que impondría un incremento a los estudiantes 'dinosaurios'. Dijo que no está aplicándose aún, pero garantizó que se hará. "Lamentablemente eso ya estaba instituido con el Ilustre Consejo Universitario (ICU); pero de forma un poco abusiva, con resoluciones rectorales, pusieron en statu quo esa determinación", cuestionó.



Comentarios