Escucha esta nota aquí

El incremento de casos positivos de Covid-19  preocupa en todo el país. El jefe nacional de Epidemiología, Virgilio Prieto, en declaraciones al programa ‘A primera hora’ de EL DEBER Radio, dijo que “la fase aguda del coronavirus nos está mostrando todas las falencias”.

Prieto manifestó que las medidas “extremas” deben estar acompañadas de “rastrillajes masivos, centros de aislamiento y una buena oferta de terapias intensivas”. 

Además, el galeno hizo un llamado “a la conciencia de la población para evitar las conductas desastrosas” que se han observado como concentraciones masivas y marchas a las que califica como “suicidio y atentado contra todos nosotros”.

Solo en el mes de julio, Bolivia ha duplicado la cantidad de casos confirmados de Covid-19 que se habían detectado en los cuatro meses anteriores. Hasta el domingo 26 de julio, el Ministerio de Salud contabilizaba 69.429 casos positivos en todo el país y 2.583 decesos.

En opinión del jefe nacional de epidemiología, “estamos en una fase aguda que nos está mostrando todas las falencias” que acumula el sistema de salud. La situación se agrava, por “la aceleración de la transmisión, la escalada rápida de contagios y la deficiencia en diagnósticos por la falta de reactivos” que podría confundirse con un control de los contagios y relajar a la población.

“No tenemos suficiente infraestructura ni equipamientos para garantizar una adecuada atención de salud”, admite Prieto. No obstante, él no busca culpables a una deficiencia que se arrastra de mucho tiempo atrás, pero sí matiza que la deficiencia más relevante se centra en la falta de especialistas, sobre todo de médicos internistas. 

"Lastimosamente no se ha dado importancia a la formación de especialistas en el país”, dice y  completa esta mirada crítica explicando que “la gente se acostumbró a ir a los centros privados” ante las limitaciones que supone el sector público.

Prieto considera que, en la actual etapa de contagio generalizado, es crucial la colaboración ciudadana cumpliendo las medidas de distanciamiento social, utilizando barbijo y lavándose constantemente las manos.

Además, ante los primeros síntomas recomienda a la población acudir a los centros de atención, pues la atención temprana y preventiva es fundamental para contener la enfermedad y que no afecte seriamente a órganos vitales. “Los ocho primeros días son prioritarios para controlar la enfermedad, ante todo, la inflamación de la garganta”. 

Prieto también admite que hay remedios que escasean y que otros no están al alcance de todo bolsillo, pero aconseja  la medicina tradicional, pues ayudan con el tratamiento paliativo.

Por otra parte, informó que el Gobierno está gestionando una nueva compra de reactivos y medicamentos, que llegarán en los próximos días. “Algunos países han cancelado sus vuelos y estamos viendo como traerlos”, dice y aclara que el retraso en la adquisición también se explica por el rebrote que se ha producido en diversos países y han restringido la distribución de insumos.