Escucha esta nota aquí

Las fisuras causadas en el Movimiento Demócrata Social por la salida del exsecretario ejecutivo del departamento cruceño, Vladimir Peña, y el exsecretario general, Óscar Ortiz, traen consigo una denuncia que fue sacada a relucir por Peña en una entrevista con el programa Influyentes de EL DEBER Radio, donde también se refirió a la decepción que le causó Rubén Costas, el líder nacional del partido verde. 

Según Peña, en los últimos 10 días aparecieron prácticas y conductas que anteriormente se criticaron en otros movimientos políticos. "Las prácticas antidemocráticas florecieron", señaló, y al agotar las vías internas para dar solución a estos asuntos dentro del partido, tanto Peña como Ortiz decidieron dar un paso al costado.

"El sistema de partidos y la democracia quedan dañadas cuando el abuso está por encima del interés colectivo. Tiempo después vino el asunto del acercamiento con Creemos. El 8 de diciembre me llama Rubén (Costas) y me dice que la gente de Creemos quiere una reunión", cuenta Peña.

Indica que fue Manuel 'Mamen' Saavedra quien enlazó esa reunión. Fue ahí que recibieron una propuesta: Creemos se dedicaría a gobernar el departamento y Demócratas haría lo propio con la Alcaldía, pero en la articulación de una contrapropuesta Peña, como miembro del Comité Ejecutivo del partido, fue marginado.

"Hicimos una contrapropuesta y después de eso me marginaron de todo el proceso de negociación", denunció en la entrevista. "Ni Roly Aguilera ni Mamen Saavedra son parte del Comité ejecutivo departamental" y tomaron decisiones dando la espalda a la militancia del partido, según Peña.

Además, dijo que Rubén Costas había anunciado que no se iba a inmiscuir en estos asuntos, pero que terminó haciéndolo y aunque Peña le guarda un gran aprecio y respeto, no ocultó que su actuar fue una "decepción".

Otro que también apuntó a Costas fue Óscar Ortiz. En una carta le dejó el siguiente mensaje al actual gobernador cruceño: ​​"Me parece inaceptable la conducta caudillista que usted ha asumido en las últimas semanas, imponiendo decisiones y candidaturas sin tomar en cuenta los méritos en el compromiso con la causa democrática, la contribución a la construcción partidaria y los distintos niveles de apoyo público".

No obstante, Peña aclaró que no hubo una rivalidad con Roly Aguilera. En su explicación manifestó que fue Rubén Costas quien le pidió que lanzara su precandidatura para la Gobernación y cuando surgieron otros nombres, como el de Aguilera, fue una jugada legítima y esto no tiene nada que ver con su renuncia al partido.

Peña fue uno de los hombres de confianza del gobernador Rubén Costas y jefe político local del partido verde. Desde su perspectiva, en todo proceso de negociación se debe tomar en cuenta al Comité Ejecutivo, pero se actuó a espaldas de este.

"Me parece incoherente que Rubén presente un candidato a alcalde (Roly Aguilera) y después diga que se está buscando la unidad", señaló Peña.

Mira la entrevista completa a Vladimir Peña a continuación:


EL DEBER también buscó la versión de Mamen Saavedra, pero hasta el cierre de esta nota no contestó las llamadas ni respondió los mensajes que le fueron enviados; no obstante, ayer, en declaraciones a la prensa, indicó que no se pueden anteponer intereses individuales que estén por encima del bien común y que la unidad implica hacer esfuerzos y sacrificios extraordinarios.

"En política uno puede tener unas posiciones u otras y pueden ser válidas, pero se debe actuar de frente, yo lo he hecho así y puedo mirar a la cara a quien sea. El problema es cómo se ha actuado, si se busca la unidad y el bien mayor nadie está en contra, pero aquí hay una unidad interesada. Yo nunca condicioné nada, ni pedí cargos. A mí de sacrificio y de trabajo nadie me puede venir a apuntar", expresó Peña, en referencia a la declaración de Saavedra.

Comentarios