Escucha esta nota aquí

El trabajo de los voluntarios de la Fundación Calentando Corazones sigue dando frutos con el traslado de menores de edad en situación de calle a dos hogares de niños.

El director de EL DEBER, Pedro Rivero, quien recientemente estuvo de cumpleaños, compartió ese día con los niños y se interiorizó de la problemática que viven y los incentivó a que dejen la calle.

Gladys Echenique comentó que en el último mes, a requerimiento de los propios menores, se ha conseguido sacar a ocho de las calles para que busquen una rehabilitación y reinserción en los hogares Don Bosco y Techo Pinardi.

Para esto, ha sido clave la voluntad de los hogares en recibir a los menores en horario nocturno. “Nosotros abordamos a los niños en las noches y si esperamos a que sea horario de oficina para llevarlos a un hogar, al otro día es difícil encontrarlos. Por eso, es muy valioso el aporte de los hogares en esperar hasta la noche para recibirlos y encargarse de hacer los trámites que corresponden ante la Defensoría de la Niñez”, explicó Echenique.

También ha sido clave el ejemplo de un chico de la calle que entrena en una escuela de fútbol para que, otros menores que ya están en hogares, sigan su rehabilitación en busca de oportunidades en diferentes actividades.

Comentarios