Escucha esta nota aquí

Warnes vivió ayer violentos enfrentamientos por el sillón municipal, que en un año tuvo cinco alcaldes. Mientras los concejales sesionaban para decidir quién se queda al frente de la comuna, en la plaza principal de este municipio se enfrentaron los simpatizantes de Vanesa Uriona y de Benedicto Choque, ambos del Movimiento Al Socialismo (MAS), en disputa de la Alcaldía.

En la sesión nueve concejales dieron su respaldo a Choque, pero Uriona desconoce esta determinación e insiste en que ella es la alcaldesa.

Este conflicto por la Alcaldía tiene larga data. En un solo año el municipio cambió cinco alcaldes. Hace exactamente un año, el 10 de noviembre de 2019, renunció Mario Cronenbold, del MAS. Tras varios meses de disputa asumió Juanita Araúz, de la agrupación Paz y Progreso. Ella también renunció a mediados de este año y en su lugar se nombró a Charly Aparicio (MAS). Después, este también dio un paso al costado y asumió Vanesa Uriona, el 23 de octubre. El Concejo volvió a sesionar la anterior semana y nombró en el cargo a Benedicto Choque.

El concejal Aldo Capobianco lamentó que esta disputa política se refleja en la demora de ejecución de las obras y en la irregularidad de los servicios en beneficio de la población.

“Este problema no es saludable para ninguna gestión municipal. Estas cuestiones políticas nadie las esperaba, no queremos eso. Le pido a los colegas que conversemos. Solo nos quedan cuatro meses. Salgamos todos por la puerta grande”, remarcó.

Decisión y conflicto

El concejal Capobianco indicó: “Se ratifica a Choque. Sin presión alguna, ni saltándonos los procedimientos hemos sesionado y dimos el respaldo a Choque. El problema interno del partido (del MAS) lo deben resolver ellos”, insistió.

Por su parte, Uriona remarcó que sigue siendo la alcaldesa, porque semanas atrás recibió el apoyo del Concejo y no renunció a su cargo. Agregó que solo espera la firma de una secretaria municipal para que se le habilite la cuenta del municipio y pueda pagar servicios.

“Con mentiras, diciendo que no hice trámite de habilitación de mi firma me desconocieron, pero fue que me negaron la habilitación de la firma”, explicó.

La sesión de ayer fue a puertas cerradas y estuvo resguardada por la Policía, pues desde las 9:00 hasta pasada las 14:00, los grupos de simpatizantes permanecieron en vigilia y en al menos cuatro momentos se enfrentaron.

Los primeros dos enfrentamientos duraron pocos minutos gracias a la intervención de la Policía que calmó los ánimos.

Tras la salida de los concejales de la sesión, los simpatizantes de ambos bandos evadieron a los policías y continuaron enfrentándose en una calle cercana. En el lugar se lanzaron cohetes y piedras por al menos 15 minutos.

En medio de los enfrentamientos, una ambulancia llegó hasta la plaza y se llevó a un joven con heridas en un ojo. El hombre subió caminando al vehículo donde fue recostado en una camilla.

Además, el reportero gráfico de EL DEBER, Fuad Landívar, que estaba en la cobertura, sufrió agresiones, le impactaron con una piedra cerca de su ojo izquierdo.

Salud y basura

Mientras persiste el conflicto político, los servicios para los ciudadanos son irregulares. Las oficinas municipales de atención al público no abrieron este martes. Tal es el caso de recaudaciones.

También hay problemas en el sector salud. En el hospital municipal la atención es regular; sin embargo, el director Julio Villa, reconoció que el conflicto político afecta en el funcionamiento del hospital, pues hay 40 médicos a los que no se les paga desde septiembre.

“El 26 de agosto se venció el contrato de estos médicos y se debe firmar una adenda, pero ellos siguen trabajando. Están al borde de la protesta y de dejar solo la atención del servicio de emergencia”, remarcó.

Médicos de centros de primer nivel acataron un paro este lunes por similar problema.

Otro problema es el recojo de la basura. Vecinos denuncian que desde hace diez días la recolección es irregular. En la zona de la exterminal hay basura acumulada en las esquinas mientras que en el barrio Punto Verde, según Sergio Chávez, no hay recojo desde la anterior semana.