Escucha esta nota aquí

El Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia se celebra cada 17 de mayo para conmemorar la eliminación de la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales por parte de la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Su objetivo principal es el de coordinar todo tipo de acciones que sirvan para denunciar cualquier tipo de discriminación de la que pueden ser objeto las personas lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT) y también para hacer avanzar sus derechos en todo el mundo.

En Bolivia se han aprobado diferentes normas, leyes y ordenanzas municipales que protegen los derechos de las personas que forman parte de la comunidad LGBT, tal es el caso del Decreto Supremo 1022 (PUEDES VERLO AQUÍ) -ratificado en 2013- que declara la lucha contra toda forma de violencia o racismo que puedan sufrir estas personas, por lo que instruye a gobernaciones y gobiernos municipales coordinar actividades de promoción y difusión del Día de Lucha contra la Homofobia y Transfobia en Bolivia.

Pero a pesar de la aprobación de estas normas los miembros de esta comunidad, consideran que aún falta mucho para hacer para que estas sean cumplidas y aceptadas por la sociedad en general.

>>> PUEDES LEER: Homofobia, Transfobia y Bifobia, ¿Qué son?

Esa es la opinión que mantienen al interior de la plataforma IgualdadLGBT que consideran que la situación en términos legales es positiva y bastante alentadora, pero que en términos sociales "esperar a que se concreten es bastante complicado".

Álex Bernabé, director de esta fundación, menciona que las autoridades deberían impulsar mediante actividades, la socialización de estas leyes para que no sean "normativas muertas que no cuentan con programas y un espacio dentro del presupuesto"

Este activista pone énfasis en que también se requiere la "consolidación de la Ley de Género", aprobada y promulgada en mayo de 2016, luego de que se diera curso a una demanda abstracta de Inconstitucionalidad en contra de esta ley que fue admitida por el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP). 

La Ley 807 indica que mujeres y hombres trans pueden acceder, a través de un trámite con ocho requisitos, al cambio de nombres, sexo e imagen de sus documentos de identidad para evitar discriminaciones. En octubre del año pasado, un grupo de activistas y parlamentarios presentaron un recurso de inconstitucionalidad contra esta norma y el 15 de febrero último, el TCP aceptó tratar la disputa. 

Pero así como hay cosas que rechazan, también hay acciones que aplauden, como la que lleva adelante el muncipio de La Paz que ha creado una unidad de diversidad sexual y de género, así como también el concejo ciudadano de la diversidad sexual, puesto en vigencia desde 2013."Estas son iniciativas que se aplauden, incluso el mismo alcalde Luis Revilla se hizo presente para anunciar las actividades que se desarrollarán", apuntó Bernabé.

Comentarios