Escucha esta nota aquí

Una grabación en la que el presidente Michel Temer habría dado su aval a un esquema de corrupción removieron el miércoles las aguas turbias de la política en Brasil.

Según el diario O Globo, Temer fue grabado por  Joesley Batista, un importante empresario, dando su aval al pago de sobornos para comprar el silencio del expresidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, encarcelado en el marco de las investigaciones de corrupción en Petrobras.

Cunha no es una figura menor, es nada menos que el principal impulsor del juicio político que terminó con la destitución de Dilma Rousseff, hace un año, y que hizo posible que Temer se convierta en el hombre más poderoso de Brasil.

Temer y Cunha

"No renunciaré. Repito, no renunciaré", proclamó el mandatario en un mensaje televisado a la nación, después que el Supremo Tribunal Federal (STF) decidiera abrir una investigación sobre los señalamientos surgidos la víspera.

El presidente, con una popularidad bajo mínimos, aseguró ser inocente y reivindicó "el optimismo" generado por su gestión, que pretende sacar a Brasil de la peor recesión de su historia mediante recetas de austeridad y reformas conservadoras.

El mandatario citó mejoras en las cifras de inflación, de desempleo y del inminente crecimiento, tras un retroceso del PIB de 3,8% en 2015 y 3,5% en 2016, desde que hace un año asumió el poder en sustitución de la destituida izquierdista Dilma Rousseff, de quien era vicepresidente.

Pero una "grabación clandestina trajo de nuevo el fantasma de una crisis política de proporciones aún no dimensionadas", lamentó Temer.

"No podemos tirar a la basura de la historia tanto trabajo en pro del país", reclamó el mandatario, del conservador PMDB que, al mantenerse en el poder, conserva su foro privilegiado que le evita ser juzgado por la más diligente justicia ordinaria.

Al caer la tarde, el Tribunal Federal de Justicia de Brasil liberó parte del audio en el que se escucha a Temer y Batista. Puede escuchar un framento a continuación (en portugués).

 
La mirada boliviana
 
El analista político Gustavo Pedraza considera que la crisis brasieña no logró resolverse tras la destitución de Rousseff y si bien estaba entre las posibilidades que Temer no llegue a concluir su mandato nunca se pensó que se generaría un escándalo de este nivel. 

Además, Pedraza explica cuáles pueden ser las consecuencias de la relación con Bolivia si es que existe nuevo cambio de gobierno en Brasil. 

Mire el video:

Comentarios