Escucha esta nota aquí

La población de Caranavi, en el departamento de La Paz, tuvo momentos de zozobra. Los casos de arenavirus, que provocaron dos muertes, hicieron que los habitantes del municipio tropical tengan días de incertidumbre. El hospital del municipio no está en condiciones técnicas para hacer ni tratar diagnósticos similares.

El centro asistencial no cuenta con unidad de terapia intensiva y el único ambiente para internación es para todo tipo de enfermos. Exigen la presencia de autoridades para mejorar su situación.

El subdirector del hospital de Caranavi, Antonio Torrico, admite que el centro médico de ese municipio no tiene la capacidad de atender casos de virus extraños, como el de arenavirus, que terminó con la vida de la médica internista Ximena Cuéllar Alípaz y de Macario Gironda, un poblador de Caranavi. “Ojalá no lleguen (al hospital de Caranavi) pacientes con estas mismas características, ya que estos pacientes están para un (hospital) tercer nivel, requieren atención en terapia intensiva y lastimosamente el hospital de Caranavi no cuenta con este servicio, pero sí vamos hacer la detección oportuna y la transferencia también oportuna”, remarca Torrico.

La población llegaba al hospital de Caranavi con barbijos y guantes de látex. No tenía conocimiento de lo que sucedía. En otras partes del poblado la gente pensaba lo peor. Muchas madres mandaron a la ciudad de La Paz a sus hijos aprovechando la vacación invernal. La idea era evitar posibles contagios. La calma llegó el último miércoles. El Ministerio de Salud confirmó que el virus que mató a dos personas y afecta a dos médicos es arenavirus. La titular de esta cartera, Gabriela Montaño, señaló los dos tipos de contagio: por el contacto con los roedores de la familia Calomis y por fluidos como la sangre. “Por tanto, ese tipo de agente infeccioso se transmite a través de roedores, pero también de persona a persona”, explicó la ministra Montaño. Esa información tranquilizó a la población de Caranavi, pero el drama se trasladó al área rural. Existen comunidades selváticas donde la presencia de roedores es abundante. Los pobladores, en tono de broma, dicen que “conviven” con las ratas. Eso preocupa a la gente, ya que el paciente cero vivía en zonas alejadas.

Situación preocupante

La situación del hospital de Caranavi es preocupante. El director de Enfermería del nosocomio, Edwin Chuyma, revela que en el centro médico trabajan solo tres médicos especialistas: ginecólogo, cirujano e internista. “Los demás son médicos generales y personal de enfermería y administrativo. No tenemos una unidad de terapia intensiva, y eso es algo urgente por los casos que se dan, como el de la internista o del adulto mayor”, reclama Chuyma.

La población reclama un especialista en pediatría, ya que por ahora este espacio es cubierto por una médica cubana. Otro galeno de la isla del Caribe atiende en casos de oftalmología.

Estos médicos extranjeros no son de planta y solo cumplen una misión acordada entre gobiernos. Los fines de semana atienden emergencias.

El nosocomio tiene un solo ambiente donde están los pacientes internados. No se los clasifica por enfermedades y se los mezcla. Algo que desfavorece es cuando llegan afectados con dengue o con un virus. Se improvisan dormitorios para que sean atendidos.

Al lado del hospital se construyen nuevos ambientes. Según personal administrativo, en estos espacios funcionarán algunas especialidades, pero también serán destinados para personal de administración. La concejala Jenny Choque, del municipio de Caranavi, exige que la ministra Montaño llegue a la zona para que vea las condiciones del hospital.

Tags

Comentarios