Escucha esta nota aquí

No cabe duda de que Carolina Ribera Áñez es la mujer de mayor confianza de la mandataria Jeanine Áñez. Es la hija de la presidenta y ahora tiene una misión social en el Gobierno transitorio. Es la representante de la Unidad de Apoyo de Gestión Social de la Presidencia y su cargo es “honorífico”. A ella se suman dos ministras: María Elva Pinckert y Eliane Capobianco. Pero, además, empieza a surgir confianza con Martha Yujra, ministra de Culturas.

Ribera Áñez es la hija mayor de la mandataria. Ella no percibe remuneración económica por parte del Estado y hace un trabajo social. Tiene el acceso directo con Áñez, más que los cinco varones que cierran su círculo político.

Pinckert es una de las ministras más cercanas a Áñez. Es la titular de Medio Ambiente y Aguas y fue designada en el primer grupo de los 11 ministros. Áñez y Pinckert compartieron el hemiciclo del Senado en la última gestión legislativa y también en la pasada (2009-2014), aunque la ministra fue senadora suplente.

“Tenemos un grado de amistad que creció en el Senado. Juntas hicimos mucha fiscalización, pero lo más importante es que buscamos siempre la unidad de la bancada. Ahora nos toca cumplir otra misión y siempre agradecida con la presidenta”, relata Pinckert.

Desde la Asamblea

Otra ministra de confianza es Eliane Capobianco. Es titular de Desarrollo Rural y Tierras; fue designada en la segunda decisión de la mandataria. Antes, Capobianco fue directora del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) y con Áñez estuvieron juntas en la Asamblea Legislativa y en la Constituyente. La ministra fue diputada de Unidad Demócrata (UD).

“Jeanine (Áñez) es una persona valiente y generosa. Luchó mucho desde el Legislativo contra el régimen de Evo Morales. Hubo momentos difíciles cuando hicimos trabajo legislativo por el acoso que teníamos por parte del MAS. Esa confianza que me dio la presidenta solamente la puedo retribuir con compromiso y trabajo”, remarca Capobianco.

Áñez tiene solo cinco mujeres en su gabinete ministerial. Aparte de Capobianco y Pinckert, están la canciller Karen Longaric, Martha Yujra, de Culturas y Turismo; e Isabel Fernández, ministra de Comunicación.

Con Longaric existe una relación formal y estrecha, además de mucha coordinación por las relaciones internacionales. La canciller consulta todas las decisiones de su ministerio con Áñez.

Pero es con Yujra con quien la confianza va creciendo. La dirigente sindical de El Alto relata que encontró en Áñez a una “mujer con carácter” para tomar decisiones. “Estamos trabajando y de a poco formamos un círculo de amistad y de confianza para mejorar la gestión”, dice Yujra.

Comentarios