Escucha esta nota aquí

Yungas de La Paz se convirtió en un espacio ideal para buscar el voto. La región subtropical, que antes fue bastión del Movimiento Al Socialismo (MAS), tiene dudas en continuar su apoyo a Evo Morales. Con este mensaje, la oposición prepara maletas y pondrá en marcha estrategias para llegar a la zona con un mensaje en contra de la hoja de coca de Chapare y a favor de la yungueña.

La aprobación de la Ley General de la Hoja de Coca fue el punto de partida para la ruptura en la relación entre la dirigencia cocalera de Yungas y el Gobierno. La norma, que fue promulgada el 8 de marzo de 2017, fija en 22.000 hectáreas la extensión legal de plantaciones de coca, 12.000 más de lo que disponía la Ley 1008. En ese marco, la normativa establece que 14.300 hectáreas están destinadas a Yungas, en La Paz, y 7.700 hectáreas al trópico de Cochabamba.

Esta normativa obligó a que los dirigentes de Yungas de La Paz ejerzan presión contra el Gobierno, ya que la ley legalizó la producción de Chapare. Por diversos problemas, el líder de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) de La Paz, Franclin Gutiérrez, está detenido en el penal de San Pedro, de la sede de Gobierno.

Por eso, los dirigentes y parte de los productores de la hoja de coca en Yungas se desmarcaron del denominado proceso de cambio. En Chulumani, el líder cocalero de esa zona, César Apaza, remarca que por las ‘traiciones’ del MAS ‘hace tiempo’ se decidió quitar el respaldo a Evo Morales. El dirigente añade que esta decisión es difundida en los ampliados del sector.

“Debido a la traición del MAS a Yungas, habrá un voto castigo. No nos inclinamos por ningún partido político, pero el MAS no ganará en Yungas”, dice Apaza.

En esa línea, los políticos en plena campaña quieren aprovechar las dudas en el subtrópico para sumar votos. El candidato presidencial de Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, tiene un compromiso con la región: promover un referéndum para que el país responda si consume la hoja de coca de Yungas o la de Chapare y abrogar luego la Ley General de la Coca.

Mientras, la alianza Bolivia Dice No (BDN) ingresó a La Asunta, en Yungas, para socializar su propuesta: también buscan la derogación de la ley de coca y castigo por las muertes y detención de dirigentes cocaleros.

También, Unidad Cívica Solidaridad (UCS), el Movimiento Tercer Sistema (MTS), el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), el Partido Demócrata Cristiano (PDC) y el Partido de Acción Nacional Boliviano (Pan-Bol) tienen planes y propuestas para la región yungueña.

Mesa irá a Coripata

El candidato a la diputación uninominal por la circunscripción 17 por Comunidad Ciudadana, Yerko Patzi, anuncia la llegada de Mesa a Coripata en los próximos días. Ahí, dice el postulante, el expresidente se comprometerá a realizar el referéndum si es que es elegido presidente.

“Es un acuerdo verbal de Comunidad Ciudadana con la Asociación de Productores de Coca (Adepcoca) y con Cofecay, pero es concreto”, destaca el candidato.

Mientras, Wilson Santamaría, candidato a diputado por BDN, visitó La Asunta para socializar su proyecto y en su visita dejó promesas: una de ellas es investigar las muertes en Yungas.

Víctor Hugo Cárdenas, candidato presidencial de UCS, adelanta que abrogará la Ley General de la Coca y la Ley Contra el Tráfico Ilícito de Sustancias Controladas. El postulante considera que ambas normas están ‘ideologizadas’ y que solo benefician a los cocaleros de Chapare. También Virginio Lema, presidenciable del MNR, garantiza la producción de coca en Yungas y descarta la de Chapare, porque -asegura- tiene fines ilícitos, como el narcotráfico.

Control cocalero en las urnas
Serán 16 regionales de Adepcoca que controlarán el voto del 20 de octubre. Los dirigentes dicen que quieren evitar el fraude. El MAS culpa a la dirigencia por confundir a la población y asegura el triunfo en Yungas

El Movimiento Al Socialismo (MAS) está seguro que tiene el apoyo de los productores de la hoja de coca de Yungas. Los dirigentes del oficialismo dicen que la campaña seguirá con normalidad y acusa a los dirigentes cocaleros de perjudicar los actos proselitistas. Serán 16 regionales de la Asociación de Productores de Hoja de Coca (Adepcoca) que controlarán el voto del 20 de octubre.

La senadora oficialista Ancelma Perlacios, que representa a Yungas, asegura que el MAS sigue con la campaña en la región y culpa a los dirigentes de Adepcoca de ‘confundir’ a la población.

Mientras, el ejecutivo de los cocaleros de Chulumani, César Apaza, anuncia que 16 regionales de Adepcoca controlarán el voto el día de las elecciones. “Queremos evitar que el MAS haga fraude y luego digan que ganaron en Yungas”, remarca.