Escucha esta nota aquí

Una inquietud motivó la primera llamada. Veían las noticias internacionales y sentían que no podían quedarse de brazos cruzados. Sara (19) y José Luis (21) habían coincidido en los cursos de innovación y tecnología organizados por Club de Ciencias Bolivia. Soñaban con gestar un "invento"  que ayudase a cambiar el mundo. Ahora, el mundo estaba cambiando y ellos debían acompañar esta transformación.

Sara Salazar, estudiante de Ingeniería de Sistemas de la Universidad Católica Boliviana en La Paz, observó "la saturación de los hospitales que obligaba a los pacientes con coronavirus a deambular mientras se convertían en focos de contagio". Inquieta y pensativa, llamó a José Luis Dorado, estudiante de Administración de Empresas en la Universidad Privada Domingo Savio de Santa Cruz. "Los médicos están cerca de los pacientes, hay que evitar riesgos", cuestionó a José Luis. 

A los 20 minutos, estaba armado el grupo de trabajo. Adriana Calvo y José Luis Dorado (UPDS); Sara Salazar Paredes, Jessenia Aramayo, Rodrigo Goitia y Carolina Andrea Vargas (UCB); y Álvaro Martínez Mancilla (UMSA) se conocían por su participación del Club de Ciencias. "El virus afecta de manera leve al 70 u 80% de la población. Hay personas que no requieren atención urgente y pueden ser atendidas de otra forma. No deben ir a los hospitales", era el alegato de Salazar. 

Entre todos, consideraron la necesidad de crear una plataforma informativa que "optimizase la labor de los médicos y ayude a los pacientes con una atención diaria", expresa Dorado. Bolivia en Casa es una aplicación que permite a los pacientes registrar los síntomas y a los médicos monitorear la evolución de casos sospechosos de coronavirus, todo a través de un celular.

Desde esa noche del 19 de marzo, los siete estudiantes han trabajado contrarreloj en su sala virtual de trabajo. El proyecto pretende ser una ayuda para el sistema de salud y una herramienta útil para la telemedicina. José Luis Dorado considera que "las métricas reales y la información actualizada permitirá desahogar el sistema público de salud optimizando las atenciones". 

Los usuarios se crean un perfil de paciente y registran sus síntomas en un check list predefinido. Al otro lado, un grupo de médicos voluntarios trabaja con inteligencia artificial para monitorear a los pacientes y conocer su evolución.

El médico tendrá un historial de evolución del paciente y podrá decidir si el traslado es necesario o no. De esta manera, se evita que circule el paciente por la ciudad. En caso de requerir algún traslado, el profesional médico lo realizará con las medidas adecuadas de bioseguridad.

Con la aplicación, se logrará reducir el número de pacientes que acudan a los centros de salud y también se garantizará una atención más rápida en ellos

La app incluye información de los centros de salud destinados a la atención del coronavirus. Con el apoyo de las autoridades de salud, se incluirán datos de los profesionales de salud para que puedan acompañar a los pacientes de acuerdo a la cercanía geográfica en cada caso. 

El acceso a la aplicación estará disponible en los sistemas IOS y Android y se espera que está disponible a partir del 3 de abril. Además, los usuarios podrán interactuar con idiomas originarios como aymara y guaraní.

El proyecto ha sido acompañado por diversos mentores para competir en la hackathon organizada por el Ministerio de Gobierno y CAINCO, que premia soluciones inteligentes en innovación y tecnología.


Comentarios