Escucha esta nota aquí

Durante la pandemia, los chequeos fueron abandonados por miedo al contagio; sin embargo, la telemedicina ha permitido retornar al cuidado individual.

Si bien no hay una receta a la hora de elegir qué análisis hacerse, la clínica Foianini elaboró una tabla detallada de referencia para los chequeos de los pacientes, en la que considera varios factores, como edad, sexo y condición médica, para definir el tipo de estudios a realizarse, y también la frecuencia.

Con el objetivo de fortalecer el servicio integral, esta clínica implementó la consulta externa o la atención programada presencial y virtual. Es aquí donde la telemedicina es relevante para los chequeos, algo impensable hace años.

De esta manera, los pacientes tienen acceso a más de 80 profesionales clínicos y quirúrgicos de 35 especialidades, además de salas de procedimientos para estudios ginecológicos y cardiológicos, entre otros.

Asimismo, la clínica trabaja con la historia clínica electrónica unificada, el único sistema informático del país que permite hacer seguimiento médico en tiempo real al tratamiento de los pacientes, desde la consulta hasta la internación, brindando así mayor seguridad y control en el tipo de atención y tratamiento que se prescribe.

La plataforma virtual de la clínica permite reserva de consultas online y la elección de los especialistas. Paralelamente, hay una agenda de turnos durante las 24 horas a través de un call center, lo que permite evaluar si el paciente precisa de una consulta médica presencial para un examen clínico exhaustivo, patologías de urgencias y emergencias o soporte médico asistencial.

Por otra parte, desde mayo pasado la clínica cuenta con Médico en Línea, un servicio cuya finalidad es optimizar los tiempos de atención y diagnóstico a través de una consulta médica práctica en la que el paciente permanece en la seguridad de su hogar.

Seguridad, ante todo

A medida que la telemedicina avanza, surgen nuevos retos, particularmente en seguridad y privacidad.

Expertos coinciden en que se necesita un trabajo continuado para garantizar infraestructuras tecnológicas que proporcionen un entorno seguro para la prestación de la atención sanitaria. Hay preocupación en el mundo por el incremento de ataques cibernéticos al sector salud en los últimos meses.

Comentarios