Escucha esta nota aquí

Por Silvana Vincenti 

La pandemia del coronavirus no puede retrasar los chequeos médicos anuales, que se necesitan para tener una salud fortalecida. Ante el temor de visitar los centros hospitalarios, la telemedicina puede ser la respuesta en estos tiempos donde repunta la segunda oleada del Covid-19 en el país.

Juan Pablo Jaldín, internista especializado en inteligencia artificial, dice que los controles anuales deben hacerse de acuerdo a protocolos, al género, a la edad, etc. del paciente. Este tiene que visitar al médico general o de cabecera al menos una vez al año, para que lo guíe en cuanto a su salud específica y todos los exámenes a realizarse, como por ejemplo el ginecológico, en el caso de las mujeres.

El experto insistió en que no hay una receta sagrada, sino que para cada paciente varían los protocolos. Sin embargo, desde la experiencia de www.martixa.com, atendiendo a 11.000 ciudadanos bolivianos, dice que las afecciones más recurrentes tienen que ver con infecciones respiratorias, digestivas, y enfermedades crónicas como la diabetes, hipertensión, obesidad, colesterol y Covid-19. Lo que ya da una pauta de la salud de los bolivianos y los temas con los que mayor cuidado debe tenerse.

En el caso de las mujeres es indispensable el chequeo ginecológico para prevenir cualquier enfermedad. Y, en general, los análisis de sangre para medir azúcar, colesterol, triglicéridos, etc.

Con el confinamiento que obligó la pandemia, este año muchas personas postergaron sus chequeos médicos, por lo que ahora recomiendan también seguir la consulta virtual.

La telemedicina, que ya en el mundo se aplicaba, con la explosión del Covid-19, aceleró su paso, y el país no fue la excepción. Ante la deficiente respuesta del sistema público de salud en Bolivia, y el miedo a los contagios, la atención a distancia potenció una serie de iniciativas. Otra de ellas fue la plataforma covid19salud.com, con la participación de más de un centenar de expertos en medicina, la mayoría bolivianos y algunos del extranjero.

El proyecto, de carácter solidario, atendió a la distancia a pacientes de varios departamentos. Hasta la fecha, cuenta más de 10.000 pacientes, la mayoría en Chuquisaca, Cochabamba, Santa Cruz y La Paz, en algunos de los municipios gracias al trabajo conjunto con los municipios y los servicios departamentales de salud (Sedes).

Actualmente, covid19salud.com está a la espera de financiamiento para seguir con su labor, esta vez con miras a la segunda ola del coronavirus en el país.

Al principio y hasta el mes de septiembre, www.martixa.com fue un servicio gratuito. El medio centenar de médicos, la mayoría formados en Bolivia y que trabajan en otras ciudades del mundo, como Nueva York, aunque también los que radican en el país, cubren alrededor de diez especialidades.

Según Juan Pablo Jaldín, uno de los impulsores, por el momento se atiende en medicina general, medicina interna, cardiología, neumología, pediatría, psiquiatría, ginecología y obstetricia, dermatología, odontología y fisioterapia.

Desde marzo hasta la fecha, Martixa ha atendido a más de 15.000, aproximadamente 11.000 de Bolivia, y la cifra restante de otros países de Latinoamérica, Estados Unidos e incluso Europa.

Jaldín asegura que más del 80% de las enfermedades se pueden resolver a la distancia.

“Nosotros utilizamos protocolos internacionales de atención médica remota, con mi experiencia en EEUU y la alta tecnología que utilizamos, brindamos de la mejor calidad en atención médica a nuestros pacientes. Damos solución a más del 95% de los problemas médicos; hay pacientes que se nos complican, pero actuamos de forma temprana y oportuna para referirlo a un centro médico, y así evitamos que se queden en casa esperando lo peor”, comparte.

Jaldín dice que puede hacerse diagnóstico clínico en 80% de los casos, y que si necesitan exámenes complementarios para apoyar ese diagnóstico, los piden. “En esta época, incluso muchos laboratorios van a las casas a recolectar muestras”, celebró.

Asimismo, sobre el uso de tecnología, Jaldín explica que los profesionales de su plataforma usan inteligencia artificial para mejorar los procesos de documentación clínica, “y también utilizamos reconocimiento de imagen para identificar patrones radiológicos en placas de rayos X, y para aumentar la capacidad de diagnóstico de las enfermedades”.

Jaldín dice que les ha tocado ver varias emergencias quirúrgicas y que han logrado referir a los pacientes oportunamente. En cuanto a las recetas, hacen la prescripción digital y no han tenido mayores problemas.

Sobre los costos de la telemedicina, Jaldín prefiere no dar precios, pero dice que no se puede comparar en esos términos, sino más bien por los grandes beneficios que aporta.

Comentarios