Escucha esta nota aquí

"Mueren porque inmunológicamente no responden, nada tiene que ver con que alguien sea deportista, joven, etc. El sistema inmunológico es propio de cada persona, distinto al estado físico, se nace con eso y se fortalece en los primeros años con el calostro, la leche materna y la alimentación, después de ahí, aunque alguien tome 100 limones al día, es mentira", dice Muriel Alpire, coordinadora departamental de la Caja Petrolera de Salud para Covid-19. 

Según ella, para que la gente conozca cómo anda su propio sistema inmunológico, hay que recurrir a los inmunólogos. Agrega que se reconoce a los del sistema inmune débil, entre otras cosas, porque siempre andan resfriados, tienen muchas alergias y les salen granitos. "Cualquier cosa les produce una reacción. De que las vitaminas ayudan a no bajar más las defensas, sí, pero de que las suban no, es un término mal empleado. La madre le pasa a feto las defensas por el cordón y por el calostro", aclara.

Andrés Martínez, responsable de la terapia del hospital San Juan de Dios, reconoce que el virus se ensaña con algunas personas más que con otras. Confiesa que responder a por qué le va mal a gente sana es algo muy difícil. 

"La idea grande que manejamos y que sabe la gran mayoría de la población es que los mayores de 60 años están más predispuestos a complicarse, pero no es tan cierto, hay gente joven y sana que muere. La pregunta no tiene una respuesta clara, pero la teoría que más acompaña esto es que hay una hiper respuesta, una súper inflamación de nivel inmunológico, inflamatorio, de algunos pacientes hacia el virus, y es esto o que lleva al desastre. Algunas patologías de base predisponen más a los enfermos, como la obesidad, diabetes e hipertensión, pero conozco a una paciente con insuficiencia renal crónica y lupus que enfermó de Covid-19 y sanó. Qué irónico. La teoría apunta al nivel de respuesta inmunológica de cada paciente frente al virus, y que no es previsible", indica.

Una nota del portal de la BBC dice que entre las teorías propuestas, y que está ganando peso, está la predisposición genética. "Esta se basa en la idea de que nuestras propias particularidades genéticas podrían influir en la virulencia con la que el virus afecta nuestro cuerpo".

Otra teoría citada es que se trata de la exposición a otro virus, la sospecha apunta a otro coronavirus que está circulando y del que no se ha hablado mucho, llamado HCoV-229E, y que produce resfriado común.

La BBC cita otra causa de la severidad de algunos casos, menciona la carga viral en el momento de la exposición al virus. En términos de carga viral, cuanta más exposición se tenga, más oportunidad tendrá el virus de infectar las células de alguien, donde puede replicarse.

Pero la respuesta no es concluyente, entre otras cosas, porque se ha descubierto recientemente sobre la carga viral del nuevo coronavirus, que una persona asintomática puede producir una gran cantidad de virus. Es decir, uno puede tener una gran carga viral y no estar severamente enfermo o siquiera tener síntomas.

Por último, y más allá del huésped, la gravedad de la enfermedad podría depender no solo del huésped, sino también del virus mismo, señalaron los expertos consultados por BBC.

Los virus están en mutación constante y es posible que haya una cepa más virulenta que otra, aunque aún no se ha podido determinar si este es el caso para el SARS-CoV-2.