Escucha esta nota aquí

Jesse Pinkman cambió drásticamente tras aliarse con Walter White en Breaking bad. Y en la vida real Aaron Paul también. No todo era una taza de leche para el actor, de 40 años y ojos claros. Y, a diferencia de su personaje, que desciende al ‘bajo mundo’, el suyo fue un ascenso estelar.

La figura de la serie de Vince Gilligan reveló cómo cambió su vida después de la ficción, que estuvo al aire entre 2008 y 2013. “Viví mucho tiempo en un ‘vestidor’ para ahorrar el dinero del alquiler, porque mi carrera sufrió un montón de altibajos”, expresó durante una entrevista en el lanzamiento de El camino, la película que funciona como un spin-off.

Por poco él casi no asiste al casting de actores, porque tenía el estreno de una película en Berlín. “Algo me dijo que no tenía que subir a ese avión.

No tenía trabajo, así que pensé que, tal vez, salía algo. Para dedicarte a esto no solo necesitas talento, también debés tener suerte”, unió.

El suceso de esta producción lo catapultó para roles protagónicos en Need for speed, Fathers and daughters y Eye in the sky. Ahora lo podés seguir en Netflix, pero preparate porque son más de dos horas de acción.