Escucha esta nota aquí

La fecha de la ceremonia civil estaba programada desde hace meses, igual que la celebración con familiares y amigos, pero el paro nacional alteró sus planes. Los novios Guillermo Parada y Francia Antelo no quisieron suspender nada y se adaptaron a las circunstancias.

Sin trajes ni peluquería para arreglarse, tras cinco días de paro, el novio encontró una tienda de disfraces de la calle Ballivián abierta, donde consiguió camisa blanca y corbata michi para él y velo y buqué para la novia. 


Los novios llegaron en moto, uno de los testigos consiguió un taxi y otro, bicicleta

Así todos firmaron los papeles y, como sus invitados no podrían llegar al festejo, los novios fueron casa por casa para abrazar y posar con sus seres queridos.

El novio cuenta que también improvisaron unos letreros para la moto y que en cada rotonda los bloqueadores levantaban sus pitas para que pasen, los felicitaban y aplaudían.

Así, sin grandes ganas ni nada planeado, cuentan que fue un día feliz, emocionante y que jamás olvidarán. 


Comentarios