Escucha esta nota aquí

La afamada actriz se encuentra de vacaciones en Nueva York junto a sus seis hijos. Llegó en un vuelo comercial y se aloja en un hotel del centro de la Gran Manzana. Angelina Jolie no se hizo ningún problema cuando ingresó, con una botella de vino en una mano, al inmueble donde vive su exesposo, el también artista Lee Miller. 

El edificio que visitó está situado en Brooklyn, una de las zonas más concurridas de Nueva York y en ningún momento hizo la intención de esconderse o de taparse la cara, informa el diario New York Post.



Jolie estuvo en el departamento entre las 19:20 y las 22:30, y tanto a la entrada como a la salida se la vio de buen ánimo y hasta amable con el personal de servicio que la registró. Sus allegados comentan que la expareja nunca se llevó mal, aún cuando ambos ya habían hecho sus vidas por separado, lo que contrasta con la relación que tiene con Brad Pitt, con quien está en pleno juicio por la tenencia de sus hijos.

La actriz y Miller se casaron en 1996, cuando ella solo tenía 20 años, después de protagonizar el filme Hackers. El matrimonio duró tres años y luego se divorciaron. 

Varios años después en una entrevista dijo que fue probablemente la cosa más tonta que hizo en su vida, separarse de quien de verdad amaba. Sin embargo, le echó a la culpa a sus agendas de trabajo que los separaban constantemente, cuenta la revista Marca


Al día siguiente, Miller salió de su departamento a trotar. A él también, según la prensa de farándula, se lo vio contento y amable, saludando a algunos vecinos.

Comentarios