Escucha esta nota aquí

Han pasado cinco años desde que Angelina Jolie se sometiera a una doble mastectomía para prevenir el cáncer y cuatro desde le fueron extirpados los ovarios y las trompas de Falopio. Todo para minimizar las posibilidades de tener el cáncer que atacó a su madre, a su abuela y a una tía, que fallecieron por ese mal.

Angelina escribió una conmovedora carta, publicada en un periódico británico, en la que cuenta cómo se animó a operarse, su recuperación y cómo enfrentó sicológicamente todo aquello. También narra cómo sus familiares lucharon contra el cáncer que al final les ocasionó la muerte. 

"Recuerdo una vez en la que estaba tomándole la mano a mi madre durante una sesión de quimioterapia. Cuando se empezó a poner morada, tuve que correr a buscar a la enfermera. Cuando falleció, yo esperaba en el pasillo del hospital a que recogieran su cuerpo para ser cremada y su doctor me dijo que ella le había hecho prometer de que me informarían mis opciones médicas", rememora la emotiva carta.

En la publicación, la actriz asegura que ella se operó por sí misma y por sus hijos, pues quiere verlos crecer. También manifestó que todas las mujeres deben hacerse chequeos periódicos para prevenir la mortal enfermedad que es posible vencer si se la detecta a tiempo. Lamenta que sus parientes lo hicieran demasiado tarde y fueran derrotadas por el cáncer. 

A menudo me preguntan cómo me han afectado mis decisiones médicas, dice la actriz. “Simplemente siento que lo hice para mejorar mis probabilidades de estar aquí para ver a mis hijos crecer y conocer a mis nietos. Mi madre solo conoció a algunos, pero ya estaba muy enferma para compartir con ellos", expresó.

Jolie tiene seis hijos  junto a su exmarido Brad Pitt:  Maddox (18), Pax (15), Zahara (14), Shiloh (13) y los mellizos Knox y Vivienne (11).