Escucha esta nota aquí

Una llorosa y apesadumbrada Ariana Grande fue captada por las cámaras por primera vez desde el ataque terrorista cuando aterrizó en su ciudad natal, Boca Ratón (Florida). A la estrella pop se la vio muy triste cuando salía del jet privado que la trasladó el martes desde Inglaterra a Estados Unidos, donde fue recibida por su novio Mac Miller.

La cantante, de 23 años, estaba vestida de negro de la cabeza a los pies y llevaba un peluche con forma de unicornio púrpura. Al bajar compartió un largo beso y abrazo con su pareja antes de montar en uno de los vehículos que la trasladó hasta su residencia.

También se pudo ver a Miller abrazando a la madre de su novia, Joan, que al igual que su hija iba completamente vestida de negro. La progenitora de la cantante se encontraba en el Manchester Arena cuando explotó la bomba y se produjo el caos. Sin embargo, en lugar de dejarse llevar por el pánico, Joan ayudó a algunos de los jóvenes a salir del recinto y los llevó hasta el backstage, donde se quedó con ellos y los ayudó a calmarse en medio de la tragedia.

Tal vez quieras leer: Famosos se solidarizan con las víctimas del atentado de Londres

Por si te lo perdiste: Ariana Grande, estrella golpeada por una tragedia

Comentarios