Escucha esta nota aquí

Han pasado más de dos décadas de su estreno, pero la  telenovela colombiana Yo soy Betty, la fea, sigue siendo un fenómeno de escala mundial. Si los bolivianos son fanáticos, al mantenerla en el top 10 de Netflix por más de un año, los sudafricanos dan pelea con una versión propia de la historia de amor de Beatriz Pinzón y Armando Mendoza titulada UBettina Wethu (Nuestra Betty). 

UBettina Wethu se estrenó hace seis semanas y tiene su propia página web y redes sociales, donde se puede ver parte de la historia de Betty Sikhakhane, una joven del campo que llega a Johannesburgo en búsqueda de trabajo y cae en una de las empresas del soltero más codiciado de la ciudad.


"Esta es la historia de uBettina Wethu, una persona sana, inteligente, pero desgarbada, con un sentido del estilo anticuado y el sueño de dirigir su propia empresa", dice parte de la sinopsis en la web oficial.

Como han hecho otras adaptaciones, la historia tuvo modificaciones, pero mantiene la trama principal y algunos personajes, como Don Armando, Marcela, La Peliteñida y Nicolás Mora.

"Su autoestima se ve desafiada cuando trabaja en una empresa de gestión de marca, un lugar donde la gente valora la imagen sobre la sustancia. A pesar de que la gente asume que debido a que es amable y no tiene estilo, debe ser tonta, también debe ser una empleada ejemplar, mientras lucha contra sus crecientes sentimientos por su jefe, que nublan sus límites ya difusos y representan un gran riesgo para un trabajo", complementa.

Yo soy Betty, la fea, escrita por el guionista  colombiano Fernando Gaitán, es considerada la telenovela más exitosa de todos los tiempos; fue transmitida en más de 180 países, doblada a 25 idiomas y tiene unas 28 adaptaciones alrededor del mundo.


Comentarios