Escucha esta nota aquí

“Las cosas se están complicando en Los Siete Reinos, pero no tanto como se están complicando por aquí”, aseguraba en su blog George R. R. Martin, de 71 años. El autor, que pospuso durante años el fin de Juego de tronos hasta el punto de que la serie de TV terminó por su cuenta y sin coordenadas de su creador, pasa estos días, dice, “más tiempo en Westeros que en el mundo real”, por lo que la esperada publicación de la sexta entrega de la saga, Vientos de invierno, podría estar más cerca de lo que pensamos, cuando todo esto acabe.

Confinado en su casa de Nuevo México, desde la que publica regularmente entradas en su blog –en las que no solo habla de lo que escribe sino también de lo que está ocurriendo estos días en su ciudad, y de las decisiones que, como empresario, está tomando; por ejemplo, decidió garantizar el sueldo de los trabajadores de su librería, Beastly Books, pese al cierre de la misma obligado por el gobierno–, Martin dice estar escribiendo “a diario” y tranquiliza a aquellos que se preocuparon por él, asegurando que se encuentra bien.

“Soy consciente de que formo parte de la parte de la población más vulnerable, teniendo en cuenta mi edad y mi condición física. Pero me siento bien por el momento y estamos tomando las precauciones necesarias. Estoy solo, alejado del mundo, con uno de mis trabajadores, y no voy al pueblo ni veo a nadie”, quiso dejar claro el escritor, que, sin embargo, no da ninguna pista sobre lo que está escribiendo.

Recordemos, sin embargo, que es solo el principio del fin. Sí, a Vientos de invierno, la novela en la que trabaja actualmente, le seguirá la conclusión, Sueños de primavera, un total de, calcula, 3.000 páginas que no guardarán demasiado parecido con lo sucedido en la serie. “La serie se parece solo a medias a lo que he escrito”, confesó cuando se estrenó el último capítulo. 

Han pasado nueve años desde que se publicó la quinta entrega, Danza de dragones (2011), y casi 30 desde que lo hizo la primera, en 1991. Sin embargo, parecía que últimamente el escritor estaba más centrado en el mundo que rodeaba a Los Siete Reinos que en otra cosa. Lo último que publicó fue una precuela y aseguraba estar trabajando en la segunda. Para alegría de sus fans, eso, ahora, es historia. No todo van a ser malas noticias estos días.

Comentarios