Escucha esta nota aquí

Cuando era solo una niña ya sabía a lo que quería dedicarse el resto de su vida. Tenía cinco años cuando agarró un libro de cocina y preparó su primera receta con la ayuda de su madre. “Ahí empezó todo”, cuenta nostálgica la chef Bianca Foianini. Hoy es conocida como Bianca Flor en sus canales de cocina de Instagram y Facebook, y también se ha ganado el denominativo de ‘La reina de los brownies’, gracias a las delicias que comparte con sus seguidores. En ambas plataformas ya superó los 40.000 seguidores y varias empresas la solicitaron para promocionar sus productos y contenidos publicitarios. Ella está feliz, pero quiere seguir creciendo.

El inicio... Recuerda que tenía 16 años cuando se dio cuenta de que su pasión le podía generar algo más que buen sabor en el paladar. Quería comprarse un iPhone y una cámara fotográ- fica, y para ahorrarle el gasto a sus padres decidió costearse sus gustos ella misma. “No sabía de dónde iba a sacar el dinero y lo primero que se me vino a la cabeza fue hacer brownies y venderlos a mis compañeros del colegio Alemán”, cuenta.

La satisfacción que le generó ese momentó la ayudó a definir su vocación, pues tiempo después se mudó a Buenos Aires para estudiar en Gato Dumas, el centro académico de mayor prestigio en Latinoamérica dedicado a la enseñanza de Ciencias Gastronómicas. Allá también se especializó en Nutrición. Todo iba bien.

Tenía el talento y el título que la acreditaban como chef, pero no contaba con los recursos para montar un negocio propio, y así fue que apeló a las redes sociales. Abrió sus canales y su talento en la cocina ayudaron a que la simpática jovencita también imparta sus conocimientos en talleres presenciales, mientras que sus productos también fueron ampliando su mercado.

Si bien no tiene un local, posee un centro de producción de postres y da trabajo a 15 personas, pues sus brownies se venden en una decena de restaurantes y snacks y están disponibles en las aplicaciones de pedidos en línea más importantes de la ciudad. “Mi meta es tener un megacentro de producción y que mi nombre sea reconocido a escala nacional”, expresa. Bianca también tuvo un paso fugaz por el modelaje y fue candidata a Azafata EL DEBER 2017, pero afirma que esa faceta quedó en el pasado. Aunque su belleza le asegura un espacio en las pasarelas, dice que eso ya no le interesa, lo suyo es endulzar la vida de su clientela.

Comentarios