Escucha esta nota aquí

Es británico, en los años 80 y 90 fue un ícono de la diversidad sexual, la androginia y la rebeldía. El lunes, el artista Boy George cumplió 60 años, en buen estado de salud. En 1995 sus médicos le dieron ocho semanas de vida, debido a que su estado físico y mental estaban muy deteriorados por el exceso de drogas, sobre todo de heroína y de alcohol. Se recuperó y ahora lleva una vida tranquila alejado de los escenarios y de los escándalos.

Fue el líder de la banda Culture Club, con la que se hizo famoso y conquistó un mercado que estaba cansado de lo convencional. Nunca ocultó su homosexualidad y después asumió su androginia, es decir que vestía como mujer, usaba ropa extravagante, se maquillaba y asumía poses femeninas.



La fama y el éxito se le subieron a la cabeza. Dejó su banda y desarrolló su carrera artística en solitario, pero fue cuando empezó a abusar del alcohol y de las drogas, a tal punto que varias veces fue llevado al hospital para que lo atiendan por sobredosis de heroína, que después ocasionó que pierda credibilidad musical, pues se hizo informal con sus compromisos, llegaba tarde o cancelaba sus conciertos.

En 1995 el diario inglés The Sun publicó en su portada "A Boy George le quedan solo ocho semanas de vida", y se basaban en un reporte médico que indicaba que su organismo estaba destruido por los estupefacientes y el alcohol, que tenía varios órganos complicados y que en su estado difícilmente se recuperaría.

Los médico dijeron que el maquillaje excesivo que usaba era para tapar las huellas de la droga en su rostro, que lo habían marcado. Después él corroboró dicha teoría, y comentó que su forma de vestir extravagante era para ocultar su infelicidad. También confesó que diariamente gastaba algo más de mil dólares en heroína.



Fue internado en un centro de rehabilitación para drogadictos de Londres. Le hicieron un tratamiento de desintoxicación y empezaron a curar sus órganos deteriorados. El tiempo pasó y de a poco mejoró. De eso hace 25 años

Durante mucho tiempo solo se sabía que vivía en una casa en la campiña inglesa, alejado totalmente de las actividades artísticas, que había dejado las drogas y el alcohol y que cambió hasta su forma de vestir.

Su nombre verdadero es George Alan O'Dowd. Se inició en el mundo de la farándula como portero en un local nocturno en Londres, y fue allí donde tuvo su primera presentación musical con el grupo Culture Club, cuando los dueños del boliche le dieron la oportunidad para que cante. De allí despegó su carrera.

Después asumió su imagen andrógina que le dio fama mundial. Se especuló que tuvo relaciones sentimentales con los artistas George Michael y David Bowie. Se hizo muy amigo de Madona, de quien después fue su enemigo público.

Junto a una compañía musical recientemente reeditó 60 canciones que publicará en un álbum, en homenaje a sus seis décadas de vida. Esa es la única actividad artística que ha realizado luego de su alejamiento de los escenarios.

Comentarios