Una jueza decidió que la cantante seguirá dependiendo de su padre, que a su vez pidió más investigaciones; dice que él no tuvo poder sobre su hija en los anteriores años

1 de julio de 2021, 10:39 AM
1 de julio de 2021, 10:39 AM

La historia judicial que enfrenta a la cantante Britney Spears con su padre Jamie Spears dio un vuelco sorpresivo. Cuando todo hacía ver de que la artista iba a recuperar su libertad personal y económica, la jueza que está a cargo del caso en Los Ángeles, dictaminó que el progenitor de la artista seguirá administrando su dinero, sus bienes y sobre todo su vida, que incluye la tenencia de sus hijos.

El padre y tutor legal de Britney ha pedido a los juzgadores que investiguen las denuncias formuladas por la artista, en las que dijo que la obligaron a realizar trabajos, terapia médica a la fuerza, cuidado médico inadecuado y privación de derechos personales. 

Jamie pide de manera urgente dicha investigación porque dice que él no tuvo poder sobre su hija en los anteriores años. Por lo que si hubo abusos, ha sido de parte de otras personas en el tiempo que él estuvo alejado del caso, informa el diario El País.

La cantante solicitó que un fondo llamado Bessemer Trust se convierta en el único responsable de la administración de su dinero y de sus bienes, lo que fue rechazado porque argumentan que todavía las condiciones no están dadas.

A pesar de que el padre de la cantante ha ejercido como su tutor legal desde 2008, en 2019 la Corte de Los Ángeles designó a la abogada Jodi Montgomery como tutora temporal sobre los aspectos personales de la artista, después de que Jamie citara motivos de salud para apartarse. En una audiencia posterior en 2020, el abogado de Britney Spears solicitó que Montogomery continuara ejerciendo ese papel, ya que la cantante expresó su fuerte oposición a que su padre volviera a controlar las decisiones de su vida privada y pública.

En la actualidad, la tutela legal está divida en dos partes: la personal, supervisada aún por Montogomery, y la financiera, sobre el que el padre ejerce control junto a un fondo de inversión. “El señor Spears no es el completo tutor de su hija. No ha sido desde septiembre de 2019. La señora Montgomery ha estado completamente a cargo del cuidado y el tratamiento médico diario de Britney Spears”, asegura la defensa del padre. 

Jamie Spears también sostiene que no puede comunicarse directamente con su hija y que se entristeció mucho al enterarse de sus dificultades y sufrimiento.

Sin embargo, la declaración del padre no coincide con el testimonio de Britney, que la semana pasada afirmó que él disfrutaba ejerciendo control sobre ella y que debería estar en la cárcel. Citó episodios que durante 2018, cuando su progenitor era pleno tutor legal, la obligaron a trabajar.

“Quiero recuperar mi vida”, imploró la estrella, quien cuestionó que realmente haya estado incapacitada desde 2008, si entre 2013 y 2017 dio espectáculos y grabó discos. “Esta tutela está pagando el sueldo de mucha gente. Estoy harta”, aseguró la cantante ante un juzgado de Los Ángeles durante una intervención telefónica llena de declaraciones, como “no soy feliz, no puedo dormir y lloro todos los días”.

Por su parte, la tutora Montgomery publicó un comunicado, a través de su abogada Lauriann Wright, para desmentir las acusaciones del padre de Britney en las que afirma que su único fin es alentarla en su camino para que ya no necesite una tutela.