Escucha esta nota aquí

Raúl Santana es uno de los ecuatorianos más famosos del mundo y no se trata de un futbolista, tampoco de una estrella pop, ni mucho menos de una figura de la televisión. Es un youtuber. En palabras más simples: es una celebridad de YouTube. Tiene 27 años y alrededor de 14 millones de suscriptores lo conocen como Chichico, uno de los personajes más populares de Enchufe.TV, el canal de sketchs cómicos que sube videos cada domingo. 

El actor estuvo en Santa Cruz junto a sus compañeros de elenco, Nataly Valencia y Diego Ulloa, para participar del Festival Internacional del Humor. Sus 1,64 de estatura y su delgadez no impiden manifestar su personalidad, tal como se aprecia en los cuadros cómicos que protagoniza.

Artista
“Ahora solo me falta visitar Paraguay y Venezuela para terminar de recorrer toda Sudamérica”, dice a Sociales&Escenas antes de partir a Sucre, donde ayer terminaría su gira boliviana junto a los humoristas de VideoMatch y Pablo Fernández.

El también productor audiovisual afirma que la empresa que realiza la serie tiene 30 empleados y una cantidad considerable de patrocinadores. “Enchufe.tv es la plataforma por la cual la gente nos conoció pero no queremos quedarnos ahí para siempre. Tenemos aún muchos proyectos pendientes”, señala. Y es que en unos meses el equipo fundado en Quito empezará a rodar su propia película y estudian desarrollar una serie de televisión.

“Una de mis grandes aspiraciones es hacer cine porque me gusta contar historias. Y me encantaría continuar actuando”, afirma, el protagonista del segundo video más visto del canal con 36,6 millones de reproducciones. El artista responde que no hay una fórmula del éxito establecida y lo que a ellos les funcionó es “trabajar mucho”. “Nos demanda mucha dedicación y planificación. No llegamos con una cámara e improvisamos, al contrario, diseñamos todo con meses de anticipación. En cuatro o cinco meses trabajamos para todo un año. Desde la escritura hasta la edición final”, explica Santana.

Parece que Raúl aún no se familiariza con la popularidad. Se pone nervioso cuando sus seguidores le piden una foto y se sorprende de que en Bolivia lo reconozcan tanto. “Es muy bonito que te den las gracias por divertirlos. Aunque debemos ser nosotros los que le agradezcamos a ellos por seguirnos”, añade. Ahora, ‘googlealo’.  

Comentarios