Escucha esta nota aquí

Era uno de los secretos que los organizadores guardaron hasta el último momento, que en la tarde de ayer se desveló, cuando afuera de la Union Station de Los Ángeles se colocó un tapete de no más de 50 metros, que era la pasarela que muchos esperaban, considerada la más importante del mundo. De esa manera la ceremonia de entrega de los premios Óscar conservó una de sus tradiciones, su alfombra roja.

Se podía intuir que sí habría este momento de elegancia cuando los productores del show pidieron a los asistentes que vayan elegantes y dijeron que habría un espacio para que se luzcan.

Hubo de todo un poco, como todos los años. Las casas de modas, sobre todo las europeas, se lucieron con sus creaciones, mostraron que la pandemia no ha mermado su creatividad. Se pudo ver vestidos largos de gran vuelo, con faldas amplias, escotes, aberturas en las piernas, drapeados, brillos y algunas transparencias.

El color que más sobresalió fue el rojo, que lo escogieron al menos cinco actrices. También hubo los infaltables negro y blanco, individuales y combinados. También se vieron trajes amarillos, azules y los tonos metalizados, y uno que se pondrá de moda en la próxima temporada, el lila.

Estos fueron algunos de los trajes de gala que más llamaron la atención:

Amanda Seyfried. Lució una magnífica creación de Armani, elaborado en tul drapeado en vibrante color rojo, con un sentador escote. La revista Hola lo catalogó como uno de los mejores de la noche.



Reese Witherspoom. Apostó por la combinación de sencillez y elegancia, con un vestido de estilo griego, con escote asimétrico, de la casa Dior. En rojo, jamás pasó desapercibida.



Angela Bassett. La actriz y directora optó por un sensacional traje rojo, creado por Alberta Ferreti, con unas amplias y llamativas mangas y cola de gasa.



Halle Berry. Se decantó por un vestido con el color que se pondrá de moda, el lila. La parte superior estaba drapeada y tenía una amplia falda que daba la sensación de que iba a volar. Es una obra de Dolce y Gabbana. Su nuevo look, con un cortísimo cerquillo generó posiciones encontradas.



Zendaya. Impactó con un traje amarillo, con una abertura en el estómago y strapless. Fue criticado porque le quedaba largo. Fue elaborado por la casa italiana Valentino.



María Bakalova. Lució una pulcra creación blanca de Louis Vuitton, con una amplia falda de tul. Se dijo que era hermoso, pero que parecía el vestido de una novia.



Laura Dern. Acudió al atelier de Óscar de la Renta para lucirse esta noche. Fue una combinación de negro, en la parte superior, con plumas blancas en la inferior. La revista Hola dijo que fue un desacierto.



Laura Pausini. La cantante italiana que por primera vez iba a un evento de los Óscar se decantó por un sobrio vestido negro de la casa Valentino. Con mangas largas y escote barco, fue catalogada como bien elegante.



Regina King. Fue la actriz que realizó la presentación del show. Lo hizo luciendo un traje celeste metálico con bordados, con mangas estilo alas de mariposa. Fue una creación de Louis Vuitton.



Carey Mulligan. Recibió buenos comentarios por lucir este traje de gran falda y escote generoso, en dorado, digno de una gala como la del Óscar. Fue elaborado por Valentino.



Margot Robbie. Llevó otro vestido metalizado con bordados. Es una obra de la casa Chanel, sencillo y sentador, con un escote y tirantes que le daban un toque de sensualidad.



Glenn Close. Llegó al show con un vestido azul bordado y debajo un pantalón negro, con guantes al tono. Se dijo que no era adecuado para una gala como esta.

Comentarios