Escucha esta nota aquí

Desde Nueva York, el autor de Los días de la peste sostuvo que la mejor forma de hacer patria es ser fiel a la vocación y a través de ella conectarse con los sectores. Por ejemplo, este cochabambino está en diálogo con la gente con lo que mejor sabe hacer, que es la ficción novelística, además de reflexionar sobre el país mediante las columnas que escribe regularmente en EL DEBER.

Recordó que precisamente este mes cumple 30 años dedicados a la literatura. Cuenta con 11 novelas, cinco libros de cuentos y dos ensayos. Manifestó que este es un buen momento para apoyar al adolescente y que “el Estado no debería dejarlos huérfanos”.

También añadió que el libro no vive solo y necesita de un ecosistema en el que los lectores son los que lo sostienen. Agregó que en una primera etapa ser boliviano influyó en hacerse conocer públicamente, pero aseguró que no es un obstáculo para desarrollar la profesión internacionalmente. “Nuestra literatura tiene una larga y rica tradición”, culminó.

Comentarios