Escucha esta nota aquí

El actor Billy Porter decidió enfrentar la "vergüenza", como el mismo describió su principal sentimiento, y reveló que es VIH positivo al medio estadounidense The Hollywood Reporter, dando más detalles del diagnóstico que guardó en secreto completo desde 2007. 

El protagonista de la serie de Netflix Pose, de 51 años, dijo que demoró en compartirlo por miedo a ser estigmatizado y acabar con su carrera. 


"Intentaba tener una vida y una carrera, y temía no conseguirlo si la gente equivocada se enteraba. Sería una forma más de discriminarme en una profesión muy discriminatoria. Así que intenté pensar en ello lo menos posible. Traté de bloquear el pensamiento. Pero la cuarentena me ha enseñado mucho", expresó. "Sentí como si hubiera una mano en mi corazón apretando todos los días, todo el día, todas las mañanas… La vergüenza es destructora. Destruye todo", agregó.

Sobre su personaje de Pray Tell, que en Pose es diagnosticado con VIH, aclaró que nadie de la producción estaba al tanto de su diagnóstico y que el papel lo ayudó a canalizar sus sentimientos.


"Pose ha supuesto una oportunidad para enfrentarme a esa vergüenza y llegar a este momento. La brillantez de Pray Tell y de esta oportunidad me permitió decir todo lo que quería compartir a través de un sustituto", indicó.

Tras la revelación, dijo que ahora intenta que su vida no gire en torno a su condición y adelantó un poco de lo que se viene en su carrera. 

"Cada sueño solitario que tuve alguna vez se está volviendo realidad en este momento, todo a la vez. Voy a interpretar al Hada Madrina de Cenicienta. Voy a sacar nueva música. Voy a sacar mis memorias. Pose está ahí. Voy a dirigir mi primera película. Y trato de estar presente. Trato de ser alegre y uno de los efectos del trauma era no ser capaz de sentir alegría".

Comentarios