Escucha esta nota aquí

Un día como hoy, hace exactamente 40 años, nacía en Erechim, Río Grande del Sur (Brasil), una de las mujeres que a principios de siglo fue considerada una de las más hermosas del mundo. Se trata de la modelo Alessandra Ambrosio, una de las principales figuras de los shows y campañas publicitarias de Victoria's Secret.

Esta mujer tuvo una niñez feliz y normal. Vivía con sus padres, que eran dueños de una gasolinera y su hermana menor, Aline. Cuando era niña decía que quería trabajar en la NASA para llegar al cielo. En su adolescencia decidió ser modelo, miraba las revistas de moda y soñaba con estar en los desfiles y en las producciones fotográficas, cuenta la revista Vogue Latinoamérica.



A los 14 años dejó su casa para irse a San Pablo, con su madrina y su abuela, que eran costureras, y empezó a buscar su camino a las pasarelas. Creía que sus orejas eran feas, pues le decían Dumbo, así que se las operó, y reconoce que le dolió. Dice que nunca más se arregló algo, que todo lo que tiene es natural, con gimnasio y alimentación sana.

A sus 15 años ganó el concurso Elite Model Look Brasil que la condujo a las pasarelas de la fama. Apareció en las portadas de las revistas de moda más importante de su país, se hizo famosa y tenía bastante trabajo, pero ella quería triunfar en el exterior, junto a las grandes maniquíes como Claudia Schiffer y Cindy Crawford.

En 2000 se fue a Nueva York y le fue bien, fue contratada por las casas más prestigiosas de moda. Participaba en desfiles en París, Milán, Londres y en la Gran Manzana, todos los diseñadores la querían en sus eventos por su bello rostro, figura de 1,76 m, y sensual pasarela. Las revistas la calificaban como una de las mujeres más hermosas del planeta.



Pero su consagración llegó a fines de ese año, cuando fue confirmada para estar en primera fila del famoso evento de lencería de Victoria's Secret, que la fichó para ser su modelo e imagen publicitaria. El desfile tuvo lugar en Cannes (Francia) y tuvo un notable éxito.

Desde entonces la brasileña fue ascendiendo en las pasarelas y fue considerada una de las maniquíes más importantes del mundo. Ella cuenta que cuando trabajó al lado de sus ídolas, Schiffer, Crawford y Campbell, no la podía creer, estaba al mismo nivel de las mujeres que tanto admiraba. 

El mundo de la moda se rindió a sus pies. Protagonizó las campañas publicitarias de varias empresas multinacionales y era una de las estrellas de los desfiles en las ciudades más importantes del mundo. 



Como buena brasileña le encantaba ir a la playa y broncearse. En 2004 unió dos de sus grandes pasiones, el mar y la moda, y creó su marca de trajes de baño, que se llamó Alessandra Ambrosio by Sais, de la marca Rosa Chá. En un solo mes vendió 10.000 unidades, por lo que decidió seguir produciendo biquinis y lo hace hasta el momento.

En 2011 se convirtió en bloguera de la revista Vogue, donde daba consejos de moda y cómo llevar una vida saludable sin mucho esfuerzo. En 2016 participó en la apertura de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, siendo una de las figuras que llevó la antorcha olímpica.

Como todo tiene un fine, la modelo anunció en 2017 que colgaba los biquinis y las alas. Ese año participó en su último desfile de Victoria's Secret, en un mega evento en China y nunca más se subió a una pasarela.

Sin embargo, su relación con la moda y las cámaras no terminó, pues consolidó su empresa de trajes de baño y sigue lanzando al mercado colecciones de biquinis, con la marca GAL Floripa.



Alessandra Ambrosio tiene dos hijos, Anja Louis y Noah Phoenix Mazur, fruto de su relación con el empresario estadounidense Jamie Mazur. Actualmente reside en California con su pareja Nicolo Oddi, donde celebrará sus 40 años.


Comentarios