Escucha esta nota aquí

Era el sueño que tenían como novios, casarse en la playa, a orillas del mar, en una ceremonia pequeña y rodeados de la gente que más quieren. Y así fue, Cecilia Zankis y Mauricio Moreno caminaron al altar de la iglesia del hotel Iberostar Maya, cerca de Cancún, y allí se prometieron amor eterno.


Escogieron los colores azul y celeste para uniformarse

Luego de la ceremonia religiosa, los nuevos esposos compartieron su alegría con casi medio centenar de invitados que viajaron hasta México.

La celebración duró hasta el día siguiente, en la playa del hotel, al ritmo de música mexicana.

Comentarios