Escucha esta nota aquí

La familia de Mohamed Bin Rashid, gobernador de Dubái, es el centro de atención de los medios internacionales por las huídas de dos mujeres de su 'clan'. El caso de su esposa es el último y más escandaloso, porque, además, ya le pidió el divorcio. Te presentamos las dos historias.

Princesa en apuros 

Latifa, hija del jeque Mohamed, escapó de Dubái por los malos tratos de su padre. Así lo denunció en un video que circuló en la web. Al poco tiempo de su escape, la joven fue interceptada en la costa de la India y llevada de vuelta a su casa por la fuerza, hecho que las autoridades del pequeño emirato desmintieron.

Esposa, en arriesgada huída

La esposa más joven (45) del gobernador de Dubái protagonizó una huída de película,  llevándose en sus maletas más de 35 millones de dólares. Con ella habrían viajado su hija Al Jalila, de 11 años, y su hijo Zayed, de siete.

La princesa habría conseguido burlar la seguridad gracias a la ayuda de un diplomático alemán para pedir asilo e iniciar los trámites de divorcio tras su llegada a Berlín. La solicitud habría sido aprobada, pero su deseo final es establecerse en Londres, donde se encontraría en estos momentos en un lugar secreto. 

La embajada de los Emiratos Árabes Unidos en Londres (EAU) negó haber participado en ningún tipo de conversación oficial relacionada con la presunta presencia de la princesa en el Reino Unido. "El Gobierno de los EAU no tiene intención de hacer comentario alguno sobre asuntos relativos a la vida privada de particulares. Respecto a la posibilidad de que hubiéramos elevado este asunto a las autoridades alemanas o británicas, la respuesta es no", dijo un portavoz de la embajada.

La vida de lujo que espera a la princesa Haya

La princesa Haya es propietaria de una casa (valorada en más de 95 millones de dólares) cerca del palacio de Kensington, cercana a la residencia real. Ya conoce su nuevo país de residencia; se educó en prestigiosas escuelas privadas británicas. Luego estudió Filosofía, Política y Economía en la Universidad de Oxford.

Entre sus actividades internacionales se cuenta ser miembro del Comité Olímpico Internacional y embajadora de buena voluntad para el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas.

 

 

 

 

Comentarios