Escucha esta nota aquí

La reciente audiencia papal en el Vaticano tuvo un asistente muy especial, que llamaba la atención de las autoridades eclesiásticas, de los sacerdotes, de los otros invitados y hasta de la Guardia Suiza. Se trataba del Hombre Araña, Mattia Villardita, un joven italiano de 27 años, que desde hace cuatro se pone el traje rojo y azul de este personaje de cómics, anima a los niños que padecen de cáncer y que están internados en los hospitales de Roma.

El joven quería conocer personalmente al papa, para pedirle su bendición. Por ello fue que hizo todos los trámites correspondientes para estar presente en la audiencia de Francisco. Fue en el salón San Damaso de la ciudad del Vaticano. Mattia llegó con su traje de Hombre Araña y fue sentado en el sector Vip, al lado de un sacerdote que le asignaron para que lo acompañe y lo guíe.

Cuando Francisco terminó la audiencia y luego de conversar brevemente con otras personas, se acercó al joven, lo saludó, lo felicitó por la labor solidaria constante que realiza, lo bendijo y le obsequió un rosario. Mientras que Villardita le entregó de regalo una máscara del Hombre Araña, cuenta el diario El Confidencial.

Después el joven se tomó fotos con otras personas que lo saludaban y él aceptaba con amabilidad. Hasta su salida del Vaticano era seguido por los visitantes. Siempre estuvo acompañado por efectivos de seguridad, los que también aprovecharon el momento para tomarse selfies con él.

Mattia es fundador de la organización solidaria Superhéroes en la sala, una asociación de voluntarios que se disfrazan de famosos personajes de los cómics para visitar a los niños ingresados en los hospitales y que padecen de algún tipo de cáncer.

El joven manifestó que se viste de Hombre Araña para arrancar una sonrisa a los pequeños que están internados en los centros médicos. "Los hago porque sé lo que es estar enfermo, tengo una enfermedad congénita y pasé 19 años de mi vida entrando y saliendo de un hospital en Génova", dijo. 

Contó que cuando era niño y estaba internado le hubiese gustado mucho ver al Hombre Araña entrando por la ventana de su dormitorio. Contó que la pandemia no ha interrumpido su trabajo, pues realiza video llamadas y así se comunica con los chicos enfermos.

Expresó que los verdaderos superhéroes  son los niños que están enfermos, que sufren y que batallan por su vida. Ellos son dignos de admiración, lo mismo que sus familiares que los acompañan y no pierden la esperanza de que se curen.

El año pasado el presidente italiano Sergio Mattarella le entregó la condecoración al Mérito Ciudadano de la República, por el altruismo y las iniciativas ingeniosas con las que contribuye a aliviar el sufrimiento de los pacientes oncológicos más jóvenes.

Comentarios