Escucha esta nota aquí

Por fuera era el famoso BlackBerry Auditorium de la gigantesca y ruidosa Ciudad de México, pero, por dentro, los invitados se sentían en la tranquila Londres de los 60. No podían faltar la caseta roja de teléfono, los faroles de la calle con luces tenues y los personajes con abrigos de piel.

Así ambientó la plataforma de streaming Starzplay el cóctel de presentación de su serie estelar, Pennyworth, para Latinoamérica.

Sociales estuvo en la alfombra roja y vio el paso de los invitados, entre los que estuvieron las estrellas de la serie de DC Cómics, Jack Bannon y Ben Aldridge, las actrices mexicanas Mishel Prada y Melissa Barrera, además de algunos de los influencers y modelos más populares del país anfitrión.

El menú, nada londinense

Entre tanta elegancia europea se pasearon delicias mexicanas para que los invitados especiales conozcan uno de los principales atractivos de su tierra.

Tostadas de tinga de pollo, flautas de carne de res, quesadillas de queso oaxaca con epazote y esquites, en cuestión de salados, y arroz con leche, buñuelos, pastel de zanahoria y ravioles de mango, en dulces, conformaron el menú.En tema de bebidas, el mezcal y el tequila fueron los protagonistas de los cócteles.

Las estrellas de la noche

Bannon y Aldridge llegaron temprano a la alfombra roja, como buenos ingleses, y desfilaron resguardados por una celosa mánager que se encargó de limitar las entrevistas para ambos.

Como si sus roles en la vida real combinaran con sus trajes, Jack, serio y de pocas palabras, optó por un traje gris y botines oscuros de cuero; mientras que Ben, más alegre y descontraído, eligió un conjunto claro, combinado con tenis de caña alta.


Actriz. Isidora Vives, bien combinada


Promesas. Melissa Barrera y Mishel Prada protagonizan la serie Vida, de Starzplay


Galanazo. El modelo Érick Malora, que fue parte del programa de TV Acapulco Shore

Muy conocido. José María Torre, actor de Agujetas de color de rosa y La intrusa, entre otras telenovelas.


¡Qué pinta!. El bloguero de belleza Aníbal Talamantes llegó y las cámaras
enloquecieron