Escucha esta nota aquí

Llegó. Tuvo que darle la vuelta al mundo para estar en Taiwán. No tenía qué ponerse. Diez días pasaron para que la aerolínea le enviara su maleta. La miss Brasil le prestó ropa y la salvaron dos trajes que había llevado en su maleta de mano. Desde el comienzo la boliviana María René Carmona conquistó al jurado y se convirtió en la miss Charity Queen of One Power International. Eso en 2015. Todavía sigue con el título, porque sorpresivamente el concurso no volvió a realizarse.

Ahora la camaleónica cochabambina quiere otro cetro. En junio, sus 1,83 m pasearán por la ciudad china Chengdu y, junto a más de 60 chicas, competirá por el miss Friendship 2019. Ya sabe llamarse Bolivia en el exterior. Fue al Miss Continentes Unidos 2013 (Ecuador) y al Miss Tierra (Filipinas).

Tenía 17 cuando se fue a Guayaquil y 18 cuando se llevó el título de miss Bolivia Tierra. Sí, era joven. Para ella, las misses deberían ir primero a un concurso internacional y después al Miss Bolivia, porque la experiencia es muy importante.

Tiene armas para pelear por una corona. Es disciplinada. Simpática. Posee una gran personalidad. Lee para saber más sobre cultura general. Revisa las noticias en internet y dentro de poco terminará el inglés. Eso de saber otro idioma puede sumar o restar y es “mentira” decir que no importa demasiado (también habla portugués).

Hace una revelación. En 2013 concursó en el Miss Bolivia para empezar a trabajar como miss y modelo, porque necesitaba el dinero para pagar la universidad y ayudar en su casa.

Ser alta le ha generado problemas. En las redes sociales la gente la llevó contra el paredón muchas veces, pero prefiere tomárselo con calma y quedarse solo con los comentarios constructivos.

Es basquetbolista y estudiará Gastronomía. ¿Casarse y tener hijos? Todavía no. Por el momento seguirá llevando la tricolor por el mundo. Y mostrar que en Cochabamba hay mucha belleza.