Escucha esta nota aquí

Este jueves se cumplen 60 años del nacimiento de Diana Spencer, princesa de Gales y madre de los príncipes Guillermo y Harry. Por tal motivo, ese día, se presentará una estatua en su honor, en el jardín del palacio de Kensington, en Londres, donde la fallecida Lady Di pasó los últimos años de su vida.

Diarios ingleses informan que el príncipe Carlos de Gales, exesposo de Diana, no estará presente en dicho acto. Dice que no desea llamar la atención en un evento dedicado a la memoria de Lady Di, y que, sobre todo, no quiere abrir viejas heridas que ya cicatrizaron con el paso del tiempo.

Por ello es que el heredero de la corona británica se quedará en su casa al lado de su esposa Camila, duquesa de Cornualles. Él fue una de las personas que más apoyó que se levante un monumento en memoria de Lady Di y que se le rinda homenaje en su 60 aniversario natal.

Los que sí estarán presentes serán sus hijos Guillermo, que no ha anunciado todavía si irá con su esposa Katherine de Cambridge. Lo mismo que Harry, que llegó de EEUU, donde reside, exclusivamente para estar presente en el evento. Estará solo, pues su esposa Meghan Markle se quedó en California con sus hijos pequeños Archie y Lilibeth Diana, informa el diario La Vanguardia.

El encuentro de los príncipes y hermanos será uno de los aspectos que más llamará la atención, pues están públicamente distanciados desde que Harry renunció a pertenecer a la primera línea de la familia real británica y se fue a vivir primero a Canadá y luego a EEUU, hace más de un año.

La última vez que se vieron las caras fue hace dos meses y medio, para el funeral de su abuelo, el príncipe Felipe de Edimburgo. En aquella ocasión no hubo muchos avances en la reconciliación de los hermanos.

Harry ya está en Londres, llegó con varios días de anticipación porque tiene que guardar una cuarentena especial, debido a que viene de EEUU, país que aún no goza de la confianza sanitaria que pide el Reino Unido. 

El monumento

Hace cuatro años surgió la idea de parte de los hermanos de Diana y de sus hijos, de levantar una estatua de ella, que sea inaugurada cuando se recuerde el 60 aniversario de su nacimiento.

La familia real británica aceptó la idea y se decidió que se la coloque en los jardines del palacio de Kensington, muy significativo para todos ellos, pues era la residencia oficial de Lady Di.

Recurrieron al escultor Ian Rank Broadley para que esté a cargo de la estatua. No se ha adelantado nada sobre la misma, solo que reflejará la belleza y la personalidad de la homenajeada.



Inicialmente se tenía previsto que a la inauguración de la escultura asistan 100 invitados. Debido a la emergencia sanitaria del coronavirus habrá menos asistentes, solo los hijos de Diana, sus hermanos, sus sobrinos, algún representante de la reina Isabel II, del gobierno británico y amigos íntimos.

Comentarios