Escucha esta nota aquí

Su fe inagotable y su voluntad inquebrantable fueron los cimientos que permitieron edificar el grupo informativo más grande de Bolivia. Hoy, Doña Rosa Jordán de Rivero festeja sus 87 años junto a quienes forman esta gran familia. Su compromiso con EL DEBER, intacto desde el inicio de esta gesta periodística en 1965, sigue siendo un ejemplo que incentiva a los trabajadores.

Fiel a sus principios y valores, Rosita es una mujer de paso firme, gran calidad humana y sensible. Sigue siendo esa mujer entregada a su familia, al trabajo y a su comunidad, ejemplo vivo de un compromiso forjado con dedicación y amor.

Caminando las calles arenosas, forjó, junto a su esposo (Don Pedro), una alianza de tintas y letras con Santa Cruz. Muchas veces escondida detrás de las máquinas, Rosita ha sido el motor para que las páginas de EL DEBER impulsen artistas, cantantes o iniciativas vecinales. Su aliento a la cultura cruceña y boliviana competía con los titulares que relataban la historia de la pujante Santa Cruz.

Hoy, los trabajadores le rendimos un merecido agasajo cargado de cariño y reconocimiento a esta mujer con alma de luchadora y estirpe de emprendedora. Desde nuestras páginas, a través de la sintonía de la radio y desde las pantallas digitales de nuestra web, llegue hasta la Señora Rosa una cordial felicitación.

Tags

Comentarios