Escucha esta nota aquí

Enrique de Inglaterra y Meghan Markle dejaron Vancouver (Canadá) para mudarse a Los Ángeles, la ciudad natal de la duquesa, según una nota exclusiva de People que recogen los medios británicos. La pareja se instaló en una zona exclusiva y apartada del centro: una urbanización en la zona de Bel-Air donde tienen como vecino al actor Will Smith y su familia. Un lugar que califican como seguro en medio de la pandemia del coronavirus. El traslado se hizo discretamente aunque no sorprendió  que desde que dejaron Londres a finales de octubre siempre aseguraron que pasarían allí largas temporadas. Este nuevo movimiento del príncipe y su familia se da pocos días antes de que dejen formalmente la familia real británica, algo que se producirá el 31 de marzo.

Meghan, de 38 años, tiene un gran sistema de apoyo en Los Ángeles, incluida su madre Doria Ragland, que trabaja como trabajadora social e instructora de yoga, y varios amigos que visitaron a la pareja en Vancouver.

La mudanza de los duques de Sussex coincide en el tiempo con las ofertas que está recibiendo Markle para retomar su trabajo como actriz. El 3 de abril se estrenará un documental titulado 'Elefantes' al que ella puso su voz. Se trata de una producción de Disney, estudios que ya hablaron con la duquesa para que se una a otros proyectos, no solo con su voz. Cuando Markle conoció al príncipe era una de las protagonistas de la serie 'Suits'.

Desde que dejaron Londres a primeros días de marzo, la pareja no se dejó ver. Solo se tuvo noticias de ellos por sus redes sociales. Así el lunes, por ejemplo, rindieron homenaje a los trabajadores sanitarios: "En todo el mundo, la respuesta de las personas en todos los ámbitos de la vida, para proteger y cuidar a sus comunidades fue inspiradora. Nada más que los valientes y dedicados trabajadores de la salud en la primera línea, arriesgando su propio bienestar para cuidar a los enfermos y luchar contra el Covid-19. Donde quiera que estén en el mundo, todos estamos increíblemente agradecidos”.

El miércoles se anunció que el príncipe Carlos, de 71 años, dio positivo por coronavirus. Fue él mismo quien llamó a sus hijos para darles la noticia. El heredero se encuentra bien con “síntomas leves de la enfermedad” en su casa de Escocia. Cerca de él está su esposa Camila, que no tiene la enfermedad.

La última vez que se vio en público al príncipe Carlos con sus hijos fue el 9 de marzo en el servicio anual de la Commonwealth, en la abadía de Westminster. Este fue el último evento oficial de los duques de Sussex. ​ 

Comentarios