Escucha esta nota aquí

Antes se miraba al espejo y no le gustaba lo que se reflejaba en él. Creció rechazando a aquella mujer de 1.60 metros y 47 kilos, aquella que no encontraba ropa para su medida, aquella que la hacía sentir minúscula cuando miraba a las modelos altas y llenas de curvas.

Mucha comida y a toda hora y suplementos alimenticios no hacían efecto, así que probó la fórmula del ejercicio y el resultado fue sorprendente: llegó a convertirse en campeona de fitness y hoy ama lo que ve cada mañana.

En todo este proceso aprendió que estar en forma no es una cuestión de vanidad, sino un tema de salud, pues proporciona bienestar al cuerpo y al alma.

La transformación

Agosto de 2017. Nuevamente la balanza la desilusionaba. La dieta estricta y cargada de alimentos no había surtido efecto y los 47 kilos no cedían. “Era traumático. Tenía 24 años y batallaba para alcanzar la talla 36”, recuerda.

Nunca buscó ayuda profesional ni compartía con nadie su inseguridad, ella misma armaba sus menús, y se caía y se levantaba sola de cada frustración.

Ejercitarse era su última carta, asi que se inscribió al gimnasio, donde conoció a Juan Carlos Sánchez y Jonathan Hurtado, que se convirtieron en sus salvadores, y, con una rutina especial y una dieta de proteínas, le cambiaron la vida. “Reemplacé los carbohidratos por las pechugas de pollo y las claras de huevo”, cuenta.

Pasaron los días y las pesas y las mancuernas se volvieron indispensables. Ya no era un tema de vanidad, sino un compromiso con ella misma. “En un momento dejé de mirar la balanza. Hoy lo que me importa es sentirme bien, sana y con energía”, expresa.

Con pie derecho

Después de un año y medio de entrenamiento, la ‘flacuchenta’, como ella se describía, quedó atrás y una sensual mujer tomó su lugar.

Su disciplina y sus músculos llamaron la atención de un instructor que la invitó a participar en un concurso de fisiculturismo. Recuerda que quedó en shock y que se emocionó, pero decidió rechazar la propuesta. “No me sentía preparada, aunque la noticia me dio más seguridad”, afirma.

Solo transcurrieron seis meses para que volvieran a invitarla. Esta vez sintió que no podía negarse. Aceptó y desde entonces su buena racha no ha parado.

El 31 de agosto se ubicó en el primer lugar de las categorías wellness y absoluto del Torneo Departamental de Fisiculturismo, en Santa Cruz, y el 
28 de septiembre repitió la posición en el Torneo Nacional, en Potosí. Además, el 12 de octubre, se consagró ganadora del Campeonato Nacional Copa Mundo de la Nutrición, en Camiri. Ahora se alista para participar del Torneo Clausura, que se realizará en noviembre, en La Paz.

La doctora

Eliana es médica estética, graduada de la Udabol. Actualmente ejerce su carrera en un spa y se alista para cursar una especialidad en Dermatología. “Ahora mis metas se relacionan con la salud y el bienestar del cuerpo. Creo que mis pasiones se complementan y eso me hace sentir plena”, finaliza la sexi morena, que sueña con participar en torneos internacionales representando a Bolivia.



Con sus medallas. En dos años obtuvo seis premios de fisiculturismo y anhela obtener muchos más.