Escucha esta nota aquí

Hermosa, bien bronceada y sobre todo muy elegante, así ha lucido Georgina Rodríguez, la modelo argentina y pareja del futbolista Cristiano Ronaldo en sus presentaciones en el Festival de Cannes, que vuelve a escena luego de un año de suspensión, con una constelación de estrellas desfilando por su alfombra roja, donde muchos quieren estar, pero muy pocos son los invitados.

Georgina arribó al Palacio del Festival en un elegante auto y con guardias de seguridad. Una vez sobre la alfombra roja desplegó todos sus encantos. Se nota que viene de unas vacaciones en el mar, estaba bronceada, relajada y feliz.

La recibió una lluvia de flashes. Todos los fotógrafos querían tenerla en sus cámaras y ella posó como toda una modelo profesional.



El traje que lució pertenece a la casa de modas francesa Jean Paul Gaultier. Es de inspiración romana, elaborado en cuero color chocolate, que deja al descubierto una pierna. El escote es asimétrico y combina con los flecos que sobresalen de la falda, que forman parte de la pieza trenzada que cruza el pecho hasta la cintura. Y como calzados llevó sandalias en tono nude, que combinaba con su atuendo, informa la revista Vanity Fair.

Después de lucirse en la alfombra roja, la modelo argentina ingresó a la sala de cine. Luego regresó al hotel Martínez, donde se alojan los famosos de Cannes, y se cambió de ropa para asistir a la cena Chopard Paradise, uno de los eventos más elegantes del festival.



En esta nueva ocasión volvió a deslumbrar por su elegancia. Se decantó por un traje largo color melocotón, con toda la pechera drapeada, que acompañaba a una falda fluida, obra de la diseñadora italiana Alberta Ferreti. Para cubrirse del frío de la noche mediterránea optó por una blazer negro. 

Comentarios