Escucha esta nota aquí

La ola de escándalos por abuso sexual en Hollywood no cesa. Esta vez quien está en la mira es el actor James Franco, que es acusado por dos mujeres de presionarlas a realizar actividades incómodas en su escuela de actuación bajo la promesa de oportunidades que nunca se materializaron, según revelan medios estadounidenses.

La demanda fue presentada en un juzgado de Los Ángeles por Sarah Tither-Kaplan y Toni Gaal. La primera fue una de las cinco mujeres que señalaron al actor por presunto comportamiento sexual indebido en un artículo publicado en 2018 por el diario Los Ángeles Times.

Según se conoce, las dos mujeres se inscribieron a su academia de actuación, Studio 4, en 2014, y aseguraron que las clases incluían lecciones de escenas candentes con simulaciones de actos sexuales.

Tither-Kaplan, como ya había declarado antes, especificó en la demanda el presunto rodaje de una orgía en la que Franco simulaba practicar sexo oral a las mujeres. Ella que dice el actor quitó las protecciones de plástico que cubrían sus partes íntimas y las tocó. Además, aseguran que estuvieron en un “ambiente de acoso y explotación sexual tanto dentro como fuera de las clases”.

Ahora, ambas le exigen indemnizaciones y la destrucción de cualquier grabación que se hubiera hecho.

Recordemos que esta no es la primera vez que Franco se enfrenta a acusaciones de conducta sexual inapropiada. En 2018, varias actrices presentaron historias sobre el supuesto comportamiento de Franco en el pasado. Además, en 2014, surgieron noticias de que él había intentado seducir una mujer de 17 años.