Escucha esta nota aquí

Por: MARCIANA SOLIZ. 

Tiene 23 años y se describe como una chica tímida y tranquila. Sin embargo, hace unos días, Jessi Luna sorprendió a los visitantes de la Expocruz al aparecer en el escenario principal, junto a su grupo Bandamia, totalmente transformada.

Sin ápice de timidez, su gran voz, belleza juvenil y actitud arrolladora se ganó los aplausos de todos los espectadores.

Cruceña, estudiante becada de la carrera de Música, en la UEB, y amante de los animales y de la naturaleza. Ella es una gran promesa de la música latina y urbana.

De cuna de artistas...

Se crio entre instrumentos y melodías, pues sus padres, Eunice Lara y Jorge Fabián Luna, administraban la Academia de Música Imagina. Además, su progenitor fue tecladista de la banda Azul Azul hace varios años.

Así no fue difícil para ella sumergirse en este mundo mágico, en el que se inició cuando tenía 12 años. Actualmente es cantante y toca el teclado y la guitarra.

“Si estoy aquí es por iniciativa propia, jamás me sentí presionada para hacer lo mismo que mi familia. La música me llamó y no imagino mi vida sin ella”, aclara.

Reconoce que las oportunidades para surgir en nuestro medio son limitadas, pero esto no la desmotiva y ya decidió que seguirá adelante, grabando en estudios y presentándose en vivo hasta que el destino lo decida.

“Una vez lloré y me pregunté si valía la pena haber elegido este camino y Dios me envió una señal para decirme que hacía lo correcto, pues a las pocas horas me llamaron de la Expocruz para confirmarme que habían admitido a mi banda para cantar en el escenario principal”, comparte.

Hoy, Jessi Luna y Bandamia llevan tres años ininterrumpidos de presentarse en la muestra ferial y su nombre empieza a sonar en eventos locales y en provincias del norte cruceño, donde tienen una numerosa hinchada.


Cuando las luces se apagan...

La música no es todo en la vida de Jessi, que fuera del escenario se llama Jesica Luna. También está la joven universitaria que se ‘quema las pestañas’ estudiando para mantener su beca y aquella que ama el calor de su hogar y a los animales.

“Dos personas viven dentro de mí. Una es la chica hogareña que ama su familia y otra es la artista que conoce el público. Cuando estoy en escenario saco la chica sexi que llevo dentro”, comenta.

Afirma que la conmueve mucho ver a un animal maltratado y, aunque no forma parte de ninguna organización de ayuda, asiste constantemente a animales de las calles. “Tengo un perrito, cinco gatitos y una tortuga. Todos han sido rescatados. Si pudiera me traería a casa a todos los que encuentro en el camino”, expresa.

Ella cuenta que es más hogareña que bolichera. “Solo voy a las fiestas cuando tengo presentaciones. Prefiero la tranquilidad de mi casa”, revela.

Aunque es amiguera, confiesa que usa poco las redes sociales por falta de tiempo. “Más que mi vida social, trato de promover mi carrera artística, es por eso que muevo más las cuentas de la banda, que la personal”, explica.

Como no podía ser de otra manera, esta hermosa y talentosa joven tiene el corazón ocupado. Desde hace tres años enamora con el ingeniero industrial Alberto Pareja y lo describe como su fan número uno. “Me apoya en todo, me acompaña a las presentaciones y algunas veces tiene que hacer de asistente, fotógrafo y mánager”, dice sonriendo.

Al igual que él, asegura que su familia es el motor que impulsa sus sueños. “No basta con desear algo, tenés que trabajar para lograrlo y eso implica superarte cada día”, expresa la joven, que se imagina triunfando en los escenarios del exterior, como artistas de la talla de Becky G y Natti Natasha, sus ídolas.



Tags