Escucha esta nota aquí

La imagen de Kim Kardashian vale millones y ella lo sabe. Una empresa utilizó una de sus fotografías de Instagram con propósitos comerciales sin su consentimiento y ella les cayó con todo el peso de la ley.

De acuerdo con la demanda, que está en la Corte Superior de California, la celebridad pide $us 10 millones a iHandy por utilizar su foto en 2017 para promover la aplicación Sweet Camera, de manipulación de fotografías con maquillaje.

La acusación dice que existió “apropiación indebida flagrante y calculada, uso no autorizado y explotación comercial fraudulenta” de la imagen, según informó la revista Forbes.

En mayo pasado se supo que la celebridad cobra hasta $us 1 millón cada vez que una marca le pide hacer una publicación en su cuenta de Instagram, según información del sitio TMZ. Y es que la validan sus más de 
 150 millones de seguidores. 

También trascendió la postura de iHandy, ya que su defensa alegó que la marca no sabía que la protagonista de la fotografía en cuestión era Kim Kardashian.

“El acusado afirma, absurdamente, como su supuesta defensa que no sabían que la foto sin licencia y no autorizada que robaron y apropiaron indebidamente fue la de (Kim Kardashian West) ... una de las más famosas y mujeres reconocibles en el mundo”, señaló el abogado de la estrella de TV.

No hace falta recordar que si algo no le falta a Kim Kardashian es dinero, pero aún así, su defensa aclaró que la cifra de $us 10 millones incluye el costo de licenciar su fotografía y utilizar su imagen y que, de hecho, la celebridad también quiere tomar cualquier beneficio que obtuvieron gracias a ella.