Escucha esta nota aquí

La actriz Mena Suvari hace impactantes confesiones en su autobiografía "The Great Peace: A Memoir". La estrella de la película "American Beauty" habla de su adicción a la metanfetamina que comenzó cuando era menor de edad. 

La primera vez que usó 'meth' estaba de vacaciones, contó la actriz de 42 años a PEOPLE y luego volvió a consumir la droga con amigos en Los Ángeles. "Me llevó por un camino muy oscuro", confiesa.

Suvari cuenta que su adolescencia fue una etapa dolorosa. "Solo estaba tratando de sobrevivir", confiesa la actriz, quien sufrió una traumática experiencia cuando estaba en sexto grado. Siendo una niña, fue violada por un amigo de su hermano mayor. En su adolescencia, encontró consuelo en las fiestas con sus amigos y en las drogas. "Yo trataba cualquier cosa", revela sobre el uso de drogas.

A los 17 años cuenta que tuvo una relación abusiva con un novio que se llamaba Tyler, quien abusó de ella sexualmente y emocionalmente durante su relación de tres años. Sin embargo, Suvari dice que Tyler le hizo un favor, ya que la convenció de que dejara de consumir metanfetamina. "A Tyler no le gustaba el meth", cuenta la actriz, quien dejó de usar la droga para complacer a su entonces novio.

La actriz cuenta que también consumió otras drogas como ácido y éxtasis y que fue su trabajo como actriz lo que la motivó a cambiar su vida. "El arte salvó mi vida", revela.

Su rol en American Pie (1999) —de una porrista adolescente que se convierte en la fantasía sexual del padre de su mejor amiga— la catapultó a la fama. La actriz dice que sentía que estaba viviendo una doble vida "funcionando afuera, pero adentro tratado de sanar desesperadamente".

Tras terminar su abusiva relación con Tyler, gracias al apoyo de amistades y buscar ayuda profesional, Suvari salió adelante. Dice que un elemento esencial fue entender que ella merecía algo mejor.

La actriz conoció a su esposo Mike Hope en el set de la comedia romántica "I'll Be Home For Christmas" y se casaron en el 2018. En abril, se convirtió en madre de Christopher, su primer hijo. Contar su historia espera sirva de inspiración a otros jóvenes a mantenerse alejados de las drogas, y saber que hay luz al final del túnel si han pasado por experiencias traumáticas.


Comentarios