Escucha esta nota aquí

Corre en la cancha con la pelota, gambetea y patea al arco. Mete un gol y lo celebra con un gran grito. Después se la ve en una pasarela, desfilando glamurosamente. Ella es Sasha Gigliani, finalista del concurso Miss Argentina y representante de su país en el Reina Hispanoamericana 2019, que arrancará el 27 de octubre en Santa Cruz de la Sierra.

Tiene 25 años, mide 1,70 m, es técnica en Comunicación Multimedial y en Diseño de Indumentaria, y actualmente estudia Relaciones Públicas.

Sasha nació en Saladillo, una pequeña ciudad del interior de Buenos Aires. Actualmente reside en la capital de su país por cuestiones de trabajo, es decir el fútbol y el modelaje.

Creció en una familia grande, junto a sus padres y cinco hermanos, todos varones. Sin embargo, es la única que practica el deportes de multitudes, los demás se inclinaron por otras disciplinas.

Sociales de EL DEBER conversó con ella vía telefónica. Se puede percibir que se trata de una chica sencilla, que a pesar de que está empezando a ser famosa, tiene los pies sobre la tierra.

¿Futbolista y miss?

Sí, aunque no es muy usual ambas actividades en una misma persona, son compatibles, dice la argentina.

Sasha cuenta que practica el fútbol desde los seis años. Al principio fue difícil, porque algunos le decían que este deporte era solo para hombres. Tuvo que enfrentar el prejuicio y calificativos duros como “amachada”.

“¿Acaso hay actividades solo para chicos o solo para chicas?”, se pregunta. Y ella defiende que cada quien se dedica a lo que le gusta, sin importar el género.

“El fútbol es una actividad que requiere inteligencia, picardía y buen estado físico. Y yo tengo todo ello. Además que le pongo mucho empeño a lo que hago en la cancha”, asegura.

Sasha se ganó un puesto en el equipo femenino de Vélez Sarsfield. Es delantera, lleva el 9 en su espalda y mete goles.

Nunca perdió su feminidad. Cuida sus pies y sus manos, su piel y su cabello, le gusta estar bien vestida y maquillarse.

Y así como le encanta el fútbol, también le gusta el modelaje. En su colegio fue elegida reina de la Primavera y a sus 15 años empezó a desfilar como modelo.

Rumbo al Miss Argentina

En representación de su pueblo, Saladillo, consiguió clasificarse al certamen Miss Argentina para Miss Mundo 2019. En esa competencia fue una de las finalistas y se ganó el derecho de llevar el nombre de su país en el Reina Hispanoamericana.

Su elección como reina de belleza siendo futbolista ha llamado la atención en su país, recientemente fue contratada como imagen publicitaria de la firma Nike.

También ha sido invitada a varios programas de TV, como Almorzando con Mirtha Legrand y ayer estuvo en una entrevista en CNN en español que la próxima semana se verá en todo el continente.

Estar en los medios de comunicación masivos era otro de sus objetivos, para hacer más visible su lucha a favor de la igualdad de género, no solo en el deporte sino en todas las actividades.

“Las mujeres debemos ser reconocidas igual que los hombres en el fútbol. Nos esforzamos y brindamos un espectáculo igual que ellos”, manifiesta.

Su amada Argentina

Sobre la situación política y social de Argentina dice que está muy preocupada. Espera que quien sea elegido presidente aplique medidas que no causen impactos desequilibrantes en la economía. “No me gustaría llegar a la situación lamentable en la que se encuentra Venezuela. Acá hay muchos ciudadanos de ese país que han tenido que emigrar en busca de mejores días y eso es una pena”, cuenta.

Confiesa que cuando le dijeron que vendría a Bolivia se puso muy contenta, pues es un lugar que siempre quiso conocer, que le llama la atención su historia, folclore y bellos paisajes.

Conoce a muchos bolivianos y contó que son personas trabajadoras y agradables. Ellos le dijeron que Bolivia es un país diverso y espera disfrutar de su comida que es muy famosa.


Jugando. Practicando una de sus grandes pasiones, el fútbol, en el que es delantera