Escucha esta nota aquí

Es por demás conocido que Luis Miguel tuvo serios problemas económicos que estuvieron a punto de llevarlo a la bancarrota. En la ficción original de Netflix y Telemundo se han narrado las adversidades que enfrentó desde el inicio de su carrera. 

En la primera temporada, se profundizó en la relación del ‘Sol’ con su padre, Luisito Rey, el que no solo lo maltrató y explotó, sino que también derrochó todo el dinero que hizo de niño y adolescente. 

Mientras, en la segunda temporada de la serie vemos cómo el cantante lidia con el tinnitus, un problema auditivo que coincidió, en el 2006, con los inicios de su crisis financiera. Lo que pocos saben es que fue gracias a desvelar los detalles de su vida a través de la serie, lo que ayudó a levantar no solo su carrera, sino también salvarlo del colapso económico. 

Deudas

En el 2006 los problemas financieros se le agudizaron a Luis Miguel. El intérprete dejó de pagar impuestos generados por su penthouse en el edificio “Jade” de la exclusiva zona de Brickell, en Miami. Para el 2008, ya tenía una deuda que alcanzaba los 133 mil dólares.

Lo mismo ocurrió en México. Esta vez el gobierno de Acapulco le notificó de una deuda desde 2001 por el uso de 1.300 metros cuadrados de playa en el puerto mexicano. A esto se agregó una deuda que le generó su incursión al mundo de los vinos.

En la serie de Netflix, se aprecia que Miguel Alemán, amigo de toda la vida de Luis Miguel, contrata a Azucena, para que se encargue de auditar las finanzas tanto personales como de la empresa de Luis Miguel, con el fin de que él compre un viñedo, un proyecto con el que quería generar ingresos mientras no podía cantar producto de su tinnitus.

En la ficción, Azucena encuentra cifras que no cuadran en las cuentas que Luis Miguel, lo que despiertan las sospechas de un robo por parte de su gente de confianza. En el quinto episodio de la segunda temporada, incluso se da a conocer que ella viaja a Lima para conversar con los empresarios que lo contrataron para brindar un concierto en el Perú. Para el sexto capítulo ya se sabía que alguien del equipo de Luis Miguel estaba usando a proveedores más económicos para ahorrarse ese dinero y no declararlo.

Embargos y pelea con Alejandro Fernández

Regresando a los problemas financieros de los que sí hay registro. Luis Miguel en el 2011, le pidió a William Brockhaus, que se convirtiera en su manager. El empresario aceptó e incluso fundó una firma para dedicarse enteramente a la representación del cantante mexicano. Durante tres años, WB Music Management, la empresa de Brockhaus dirigió los negocios, finanzas y hasta sus giras del ‘Sol’. Sin embargo, en el 2014 dejaron de trabajar porque el intérprete no le pagó los honorarios.

Tras ir a juicio, y una larga batallada legal de dos años, la corte falló a favor del empresario y en enero de 2017, se ordenó embargar el lujoso Rolls Royce de Luis Miguel para liquidar una deuda de más de un millón de dólares.

Esta fue solo la primera propiedad de la que tuvo que desprenderse Luis Miguel. Se despidió de su casa de Acapulco, el departamento de Miami, la casa de Los Ángeles, hasta un lujoso yate; todo esto debido a que su deuda ascendía a unos 120 mil dólares a las autoridades estadounidenses.

También tuvo problemas con su disquera. En 2014 Warner Music acusó al cantante de incumplir con la grabación de cuatro discos. Luis Miguel debía pagarles 3 millones y medio de dólares por el incumplimiento del contrato. Sin embargo, no lo hizo y tuvo que renegociar la suma y la fecha. Nuevamente, no cumplió y se enfrentó a una nueva demanda en el 2017, esta vez por 13 millones de dólares.

Otro de los conflictos que le generó pérdidas de grandes sumas de dinero fue el incumplimiento de contrato que tuvo con Alejandro Fenández.  Los dos mexicanos anunciaron en el 2015 que darían una gira en conjunto al que llamaron “Passion Tour”. Esa gira iniciaría en abril del 2016 en el Auditorio Nacional de México y luego los llevaría a recorrer todo México, Centroamérica y Estados Unidos.

Luis Miguel exigió un anticipo como parte de las ganancias, mientras que Fernández dio un adelanto para que se prepararan las presentaciones. Sin embargo, los conciertos no se dieron debido a la salud de Luis Miguel y éste se negó a devolver la garantía; indicando que ellos no devuelven el anticipo.

Esta respuesta no le gustó a Fernández, quien decidió demandarlo por casi 7 millones de dólares. Este conflicto no solo le generó pérdidas monetarias al ‘Sol’, también perjudicó su imagen.

Renacer del ‘Sol’

Los buenos amigos de Luis Miguel lo ayudaron a salir de las deudas en las que se encontraba. Miguel Alemán Magnani junto con Carlos Slim Domit y Carlos Bremer, fueron piezas importantes que el ‘Sol’ salga de sus problemas financieros. En “Oro de rey: Luis Miguel. La biografía”, libro de Javier León Herrera y Juan Manuel Navarro, se narra que fue Miguel Alemán Magnani quien le recomendó contar su vida como una estrategia para poder solucionar sus problemas financieros.

Su amigo  logra convencer a Luis Miguel y la productora Gato Grande, junto al mismo Miguel Alemán, José Luis Ramírez, Antonio Cue Sanchéz, cuya esposa Carla Gonzáles Vargas, quedó como productora ejecutiva, logran cerrar con Netflix para emitir la serie en Latinoamérica y España, y con Telemundo para Estados Unidos.

La idea de Alemán Magnani era clara. Lo que la serie buscaba era buscar la creación de un fideicomiso que ayudara a pagar las deudas de Luis Miguel y evitar que se hundiera.

La serie y la estrategia del fideicomiso se empezaron hacer de forma simultánea, mientras que con el dinero de la gira “México por siempre”, se iba pagando poco a poco las deudas que tenía. Todo se fue solucionando. Se llegó a un acuerdo con Alejandro Fernández, quién según se cuenta en “Oro de Rey”, siempre se mostró empático con los problemas financieros de Luis Miguel. Se solucionó el problema con su ex manager Brockhaus y con la disquera Warner.

Carlos Bremer aseguró en una entrevista que del fideicomiso se va pagando a quienes debe.A mí me tocó hacer el plan para saber cómo revivir a este gran ídolo de México. También ofrecí financiar pero no fue necesario con el esquema que se hizo”, aseguró en 2019.

El plan de Bremer, Alemán Magnani, Slim Domit y Luis Miguel salió muy bien. Como se sabe la primer temporada de “Luis Miguel: la serie” fue todo un éxito. Y la segunda va por ese camino también. Además, el mismo año en el que se lanzó la serie su nuevo disco “México por siempre” ganó dos Grammys después de 13 años.

Bremer dijo en una entrevista con el periódico Reforma, que Netflix consiguió un millón más de suscriptores gracias al programa que retrató la vida de ‘El Sol’, solo en su primera temporada. El mexicano también reveló que Luis Miguel ganó 5 millones de dólares por la serie, cantidad que fue destinada íntegramente al cantante Alejandro Fernández. Si bien no se ha confirmado se   se estima que  Luis Miguel recibiría 15 millones de dólares por la segunda temporada y los productores ya adelantaron que habrá una tercera. 


Comentarios