Escucha esta nota aquí

Aunque Rebel Wilson era de esas mujeres que deslumbraban por su personalidad y, en su caso, también por su sentido del humor, es agradable verla presumiendo su nueva figura con todo tipo de ropa, hasta de tanga como posó hace unos días en Instagram. "Ella glamurosa en el set", comentó junto a la imagen.


A finales de 2020, la australiana de 41 años, reveló que había alcanzado el peso de 75 kilos, 30 menos de lo que registraba en la balanza habitualmente.


Lo más destacable de la protagonista de Timadoras compulsivas es que no recurrió a ninguna cirugía para alcanzar su meta, sino que 'sudó' cada gramo y eso lo demuestra en sus redes sociales, donde se ve muy activa, nadando, practicando calistenia, escalando, todo con tal de seguir trabajando en su mejor versión.


"Mi objetivo nunca fue ser delgada. Sigo siendo yo. Me encanta tener curvas y sigo siendo curvilínea, pero en una versión más saludable. Ese era mi objetivo", dijo recientemente en la revista People. 


También indicó que desea inspirar a su público a cuidar su salud. "Solo trato de animar a todos a que sean la versión más saludable de sí mismos. Eso no significa necesariamente tener que ser más delgada, solo significa no tener hábitos poco saludables. Me gusta pensar que me veo bien de todas las formas", añadió.


Con vestidos ceñidos, calzas, enterizos y hasta bodys, hoy disfruta de su transformación.


Comentarios